El punto de Leonardo Da Vinci

Ludivine Allegue presenta en el Rey Chico la exposición 'Senso comune'

ÁNGELES PEÑALVER MAPENALVER@IDEAL.ESGRANADA.
La artista Ludivine Allegue, delante de una de sus obras de la exposición 'Senso comune', que acoge el Rey Chico hasta el 26 de noviembre. :: RAFA PLANAS/
La artista Ludivine Allegue, delante de una de sus obras de la exposición 'Senso comune', que acoge el Rey Chico hasta el 26 de noviembre. :: RAFA PLANAS

'Senso comune' es un punto del cerebro que determinó Leonardo da Vinci, el polifacético genio del Renacimiento, como el punto de convergencia de todos los nervios sensoriales: el lugar de encuentro entre el ser y el mundo que comprende el pensamiento humano, el imaginario y la memoria. En definitiva, el centro de la existencia.

Guiada por esta hipótesis, la artista Ludivine Allegue, afincada en Granada, ha reunido una serie de intensas y duras pinturas en acrílico en las que predominan los colores tierra y en las que se alternan figuras humanas y cuerpos desnudos con ciertos devaneos con la abstracción. «Es un itinerario por mi vida, en algunas de ellas narro mi encuentro con otros artistas de distintas disciplinas, como músicos», explicó ayer la autora, doctora en Filosofía del Arte por la Sorbona de París, en la inauguración.

«Más allá de aquella hermosa e improbable hipótesis de Leonardo Da Vinci, me detengo en esta serie en la inquietud que revela. Establece un lugar donde sentir el mundo en el cuerpo y por el cuerpo, un lugar donde este sentir se convierte en una intimidad plural que luego se devuelve al mundo: transformada por la voz o por el gesto», expresó la creadora, en cuya trayectoria figuran muestras individuales en Francia, Inglaterra o Italia, entre otros lugares.

Lenguaje contemporáneo

En su propuesta, sin embargo, referencia imágenes típicas de la ciudad de la Alhambra, como procesiones de Semana Santa o la imagen del Cristo de los Gitanos, todo con un lenguaje contemporáneo y cosmopolita, no en vano ella imparte conferencias en encuentros de arte internacional.

Ludivine Allegue, pintora y cineasta, se licenció en Bellas Artes en París, en las especialidades de pintura y fotografía, a pesar de que más tarde, durante varios años, trabajó con el prestigioso escultor Jaume Plensa, artista plástico nacido en Barcelona en 1955.

«He trabajado mucho como videasta, pero en esta exposición vuelvo a la pintura porque para mí es más sensorial y esa relación no la encuentro con el vídeo», abundó en el espacio del ayuntamiento granadino, donde a lo largo de la temporada artística que concluye en diciembre se han sucedido once muestras de jóvenes creadores vinculados a la ciudad.

«Transformar es el acto del gesto artístico a partir de su sentir. Recibo el mundo. Y procuro por mi gesto transformar esta experiencia, a veces violenta, en la huella de las vivencias que unen mi existencia al andar del otro», añadió la autora, residente en el Sacromonte, y que propone para esta ocasión una narrativa autobiográfica con 25 telas en acrílico y 5 libros.

Fotos

Vídeos