Láchar urge a Diputación que intervenga en su histórico puente de hierro

ANTONIO MANSILLALÁCHAR.
El puente fue construido en 1897 por el taller de Eiffel. :: A. MANSILLA/
El puente fue construido en 1897 por el taller de Eiffel. :: A. MANSILLA

El Ayuntamiento de Láchar ha solicitado con carácter de urgencia la intervención de los técnicos del área de Obras, Servicios y Desarrollo de la Diputación Provincial de Granada, para que se inicie de forma inminente y definitiva la elaboración del proyecto de elevación del histórico 'Puente de Eiffel de Láchar', una construcción de hierro que está colgada sobre el nuevo puente que se inauguró a finales de 2007 sobre el río Genil a su paso por el municipio. Según afirmó Francisco J. Montiel Olmo, alcalde socialista del municipio, la urgente intervención en el puente de hierro de Eiffel está fundamentada porque se trata de un monumento clasificado y de obligada conservación, tanto en el PGOU de Láchar, (Plan General de Ordenación Urbana), como en el POTAUG, (Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana de Granada), como «construcción singular y elemento de interés».

El puente fue construido en 1897 por encargo del duque de San Pedro de Galatino para unir la estación de ferrocarril de Íllora con dos fábricas de aceite y azúcar que tenía el noble en Láchar. Todas las administraciones coincidieron en la necesidad de preservarlo dado su interés social y cultural.

Para Montiel Olmo, el puente de Láchar no sólo tiene un valor histórico sino turístico e incalculable para la localidad, en especial, por tratarse del último testigo de la revolución industrial en la vega de Granada. El puente en cuestión soportó el paso del segundo ferrocarril de la provincia de Granada y supuso el progreso para el municipio a finales del siglo XIX y principios del XX. El alcalde le pide a la Diputación de Granada una rápida intervención, ya que al margen del incalculable valor que tiene para Láchar, supone un inmenso peligro para el nuevo puente existente, ya que si se desprendiera por la presión que ejerce el agua del río, el arrastre de troncos, ramas o barro por su lecho o a consecuencia de una riada o desbordamiento como los ocurridos éste año, podrían provocarse serios daños sobre la actual construcción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos