Alemania rueda más y mejor

El escaparate, plagado de ruedas entre los 'brotes verdes' de la hiedra, puede interpretarse como una metáfora de Alemania

ISABEL F. BARBADILLO
FOTOGRAFÍA: FABRIZIO BENSCH/REUTERS/
FOTOGRAFÍA: FABRIZIO BENSCH/REUTERS

Contra la crisis, imaginación (aparte de la obligada reforma laboral y los ajustes presupuestarios, por supuesto). Ésa es la receta que siempre han dado los políticos a las pymes para aguantar el interminable y apestoso trago de la recesión. Habrá quienes lo hayan conseguido. Seguro que, entre ellos, el empresario Christian Peterson, en la imagen, asomado a una de las ventanas de su peculiar tienda de bicicletas. Si en su ciudad, Altlandsberg, situada a 22 kilómetros al este de Berlín, él y su socio ya eran populares, ahora el reclamo publicitario lanzado para promocionar el negocio les ha hecho famosos en todo el mundo. La idea, ya la ven: colgar de la fachada del local 120 bicicletas (no cabían más) de todos los colores y modelos para autopublicitarse. Pero las bicis no vuelan solas, como en la película 'ET'. Alguien tendrá que pedalear. Y los alemanes lo hacen. Por eso, el PIB del país germano ha crecido el primer semestre el 2,2% y se ha calzado el maillot amarillo de la recuperación económica en la UE. El escaparate, plagado de ruedas entre los 'brotes verdes' de la hiedra, puede interpretarse como una metáfora de Alemania. Y si hay que entrar, el interior no está vacío. Mil nuevas bicis de paseo, montaña o carrera esperan al comprador o al curioso, que puede pasarse un buen rato escudriñando los modelos repartidos por las tres plantas de la casa. Claro que tal publicidad sería impensable en una ciudad española, donde las licencias municipales pertinentes y las normas urbanísticas darían al traste con el proyecto.