La muralla de la Alberzana en Granada acaba usada como «circuito de motocross»

El derribo de los elementos de protección que impedían la entrada a los restos arqueológicos facilita la actividad

ANA M. BADÍAGRANADA.
El derribo de las vallas que protegen los restos arquitectónicos facilita la entrada de motocicletas. :: ALFREDO AGUILAR/
El derribo de las vallas que protegen los restos arquitectónicos facilita la entrada de motocicletas. :: ALFREDO AGUILAR

Los restos arqueológicos recuperados en la zona del parque de la muralla de la Alberzana, en pleno Albaicín, están totalmente desprotegidos. El derribo de las vallas de protección favorece la entrada de personal ajeno y, aunque el recinto tiene prohibido el acceso a vehículos, los vecinos dicen que es habitual ver a motoristas divertirse "dando saltos" sobre los restos del antiguo convento de San Antonio de Padua y San Diego.

Se trata de importantes restos, hallados en 2005, que van desde la época íbera a la moderna y que están expuestos a la erosión y las inclemencias meteorológicas. Han pasado cuatro años de obras de recuperación y ahora los vecinos se quejan de que este enclave esté "abandonado", en una dejadez absoluta. Los residentes de la zona se quejan de que se ha producido un "despilfarro de dinero" para una muralla convertida ahora en lienzo de muchos y destino final para botellas vacías.

Pero, además, los vecinos denuncian que sus casas se han quedado "colgadas" tras los movimientos de tierra que se realizaron en el parque y modificaron su pendiente. El acceso de vehículos de emergencia es imposible por unas vallas colocadas por el Ayuntamiento que hay que desmontar cada vez que tiene que pasar una ambulancia. Estas quejas han sido también recogidas por un informe del Patrimonio Histórico de la Fundación Albaicín, que habla de restos utilizados para "circuitos de motocross improvisados" y expone medidas para salvaguardar la riqueza arqueológica de la zona.