Los hosteleros proponen una 'ITV' para las cuevas de la provincia de Granada

Los empresarios ofrecen su experiencia en este tipo de alojamientos para evitar futuros desastres

J. J. PÉREZGUADIX.
Desperfectos ocasionados por el temporal. :: TORCUATO FANDILA/
Desperfectos ocasionados por el temporal. :: TORCUATO FANDILA

Los miembros de la Asociación Andaluza de Turismo Rural en Cuevas han sugerido una suerte de 'ITV' para las cuevas. El presidente de la asociación, Andrés Hernández, ha ofrecido la experiencia y el conocimiento del sector para que se pueda aplicar en la construcción y mantenimiento de este tipo de alojamientos. Este sector representa 15 años de trabajo a través de las 67 empresas. Durante este tiempo se han creado 1.100 plazas hoteleras que se traduce en 12 millones de euros de facturación anual gracias a los 57.000 turistas año que pasan por este tipo de viviendas.

«La mayoría de las cuevas afectadas no hubiesen pasado una ITV porque estaban en unos casos abandonadas, en otros debajo de calles o simplemente en zonas de desprendimientos», asegura Hernández. «¿Construiría su casa bajo una roca que está a punto de caerse?», pregunta el presidente de los hosteleros y responde: «Las mismas normas de sentido común para la construcción de casas, deben seguirse para las cuevas».

Seguridad

Las cuevas que se han visto afectadas por el temporal no han pasado los mismos controles de seguridad que las turísticas. «El temporal ha atacado a las más débiles, del mismo modo que el desbordamiento del río Guadalquivir ha inundado las casas más cercanas al cauce», argumenta Hernández.

Los empresarios de la hostelería troglodita aseguran que el hecho de que las cuevas hayan sido un hábitat seguro durante 900 años no quiere decir que no deban adaptarse a las necesidades de la vida actual. «El sector hostelero es un buen ejemplo de la adaptación al mundo contemporáneo y también lo son en materia de seguridad», asegura el presidente. «Por esta razón las administraciones y los particulares deben aprovecharse de nuestra experiencia», finaliza el presidente que realiza su propuesta como una oferta a las administraciones.

En la provincia de Granada, actualmente viven 10.500 personas en cueva y esta cifra está en incremento anual. De las de 12.000 cuevas que hay en la provincia, 7.600 cuevas están abandonadas, lo que supone una fuente de inversión y desarrollo para distintas actuaciones próximas. La experiencia de vivir en cuevas es centenaria en la provincia de Granada, pero el hábitat troglodítico no es exclusivo de esta región, 40 millones de chinos viven en la actualidad en cuevas.

Uno de los aspectos que destacan los hosteleros es que las cuevas llevan aparejado un modo de vida y cultura que forman parte del patrimonio de las comarcas del norte de la provincia de Granada. Durante siglos, como forma de hábitat los entornos de cuevas han albergado multitud de oficios que casi se identifican con el paisaje.

«Hay pueblos en nuestra provincia donde la población vive mayoritariamente en cuevas», destaca el presidente, quien resalta los valores antropológicos de las cuevas de la provincia de Granada.

Sueño con garantías

La cueva es un tipo de vivienda bioclimática y que supone un importante ahorro energético. Entre sus ventajas también se encuentran los beneficios medioambientales, resaltan los hoteleros.

Además, también produce efectos positivos para la calidad de vida de sus habitantes. Esta situación ha hecho que actualmente los Grupos de Desarrollo de Guadix, Altiplano, la delegación de Turismo y la Universidad de Granada investiguen los posibles efectos beneficiosos del descanso en cuevas.

Los clientes de estos establecimientos, poco habituados a este entorno, fueron los que dieron la clave para este estudio cuando comentaban espontáneamente y sin que nadie les preguntase la calidad de su descanso, según comentan desde los establecimientos. Las cuevas ofrecen un ambiente tranquilo, de silencio y oscuridad, con temperatura suave constante, baja humedad y aislamiento, unas características que aparentemente son necesarias para que la calidad del sueño y el descanso sea elevada.

Los empresarios de la hostelería en cuevas llevan años explotando las cualidades positivas de las casas-cueva. Ejecutivos de las principales empresas europeas se alojan en las cuevas de la provincia desde hace muchos años, en grupos organizados para disfrutar de las bondades de las cuevas.

Los beneficios también los notan los clientes y prueba de ello es el alto índice de fidelización de los mismos. Como ejemplo, pese a las circunstancias adversas del temporal y la crisis, la ocupación durante el pasado puente del Día de Andalucía en los establecimientos pertenecientes a la Asociación Andaluza de Turismo Rural en Cuevas fue similar a la del año anterior y rondó el 90%.