El último viaje de la estatua de los Emigrantes

A la izquierda, a La estatua de homenaje a los emigrantes, en la nave donde ha esperado durante estos años.A la derecha, el monumento ya en la calle./ALFREDO AGUILAR Y RAMÓN L. PÉREZ
A la izquierda, a La estatua de homenaje a los emigrantes, en la nave donde ha esperado durante estos años.A la derecha, el monumento ya en la calle. / ALFREDO AGUILAR Y RAMÓN L. PÉREZ

La obra ha estado largos meses guardada en una nave de Granada a la espera del gran día de la inauguración

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERAGranada

El 6 de mayo de 2015, hace ahora ya tres años, la ciudad de la Alhambra decidió rendir homenaje a los 60.575 granadinos que durante los años sesenta y setenta migraron fuera de Granada, Andalucía, España a otros países de Europa.

El Ayuntamiento de Granada cumplía entonces de esta forma con la moción que, aprobada de forma unánime en sesión plenaria, se comprometía a autorizar y colaborar en la colocación de un monumento dedicado al emigrante, impulsada por la Asociación Granadina de Emigrantes y Retornados (AGER)..

Hoy, 5 de julio del año 2018, en un acto tan sencillo como emotivo, se ha colocado la estatua que rinde homenaje a los emigrantes en la entrada de la estación de la Renfe de la Avenida de Andaluces, un lugar mítico para la emigración, de donde salían los trenes a destinos entonces tan lejanos, llenos de sacrificio.

El presidente de la Diputación, José Entrena, ha publicado en Facebook: «En la inauguración junto a la estación de tren de Andaluces (Granada) de la escultura homenaje a los emigrantes granadinos. Gracias María José y a AGER por este acto de Memoria».

También, la vicepresidenta de la Institución provincial, Ana Muñoz Arquelladas: «Hoy hemos acompañado a la Asociación Granadina de Emigrantes y Retornados de Granada en la inauguración de la escultura homenaje a los emigrantes frente a la estación de Renfe. Una escultura que lo dice todo. Ha sido precioso, las palabras de Maria José Hueltes han sido tan sentidas y acertadas que nos han emocionado a todos. No nos olvidemos nunca que los nuestros también tuvieron que salir de casa, dejándolo todo atrás para buscar un futuro, lo mismo que otras personas vienen a nuestro país por lo mismo».

Y mientras todo esto sucede, la estatua que se inaugura ha estado meses y meses recogida en una nave de una localidad metropolitana esperando su gran día.

El autor de esta estatua, Balbino Montiano, explicaba a este periódico el verano pasado: «Sólo le queda la pátina final, para que luzca bella». Y así ha sido, cuando ha visto la luz. Ha sido el último viaje de la estatua de homenaje a los emigrantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos