Una tromba de cuarenta litros en diez minutos desborda Granada

Una tromba de cuarenta litros en diez minutos desborda Granada
FOTO: ALFREDO AGUILAR

Las intensas precipitaciones han afectado a distintos municipios de la provincia, entre los que destacan Atarfe y Albolote

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGRANADA

Diez minutos. No hizo falta ni uno más para conseguir que parte de Granada capital, principalmente la zona Norte, se convirtiera en una balsa de agua por la que era imposible transitar durante la tarde de ayer. Las intensas precipitaciones que cayeron durante escasos minutos con Granada y distintos municipios de la provincia dejaron más de 80 incidencias relacionadas, principalmente, con inundaciones de calles y sótanos, anegaciones de viviendas y problemas en el alcantarillado publico.

Una de las vías más afectadas por la tromba fue la avenida de Juan Pablo II, que tuvo que ser cortada durante unos minutos por la abundante cantidad de agua que se aglutinó a su paso por la entrada a la capital. Debido a los sedimentos que el agua arrastró por la zona, el metro tuvo que ser parado a su paso por la avenida hasta que los restos fueron retirados.

La misma suerte que la avenida Juan Pablo II corrieron los alrededores de la rotonda del centro comercial Alcampo, que tuvieron que ser cortada al estar estancado por el agua.

La inmensa mayoría de las incidencias registradas en la capital se centraron en la zona Norte, donde gran parte de sus calles se vieron inundadas y la circulación cortada. Sobre la posibilidad de que una falta de limpieza del alcantarillado fuese la causante de esta situación de inundación, desde Emsagra aseguran que durante estos meses se ha incrementado aún más las limpiezas en la zona ante la posibilidad de que las hojas taponen las alcantarillas. El verdadero motivo habría sido, según su discurso, los 40 litros por metro cuadrado que habrían caído en solo diez minutos en la zona.

Asimismo, achacan la amplia cantidad de agua de color marrón que discurría por algunas calles de la capital tras la tromba al arrastre de sedimentos de zonas como los alrededores de Kinépolis y no a la falta de limpieza. «Si no llegan a estar limpias las alcantarillas no se podría haber vuelto a la normalidad tan rápidamente. El problema ha sido que ha caído muchísima agua en muy poco tiempo y eso ha provocado que se saturase el alcantarillado y se inundasen las calles«, señalan desde Emasagra.

Junto con Granada capital, Atarfe y Albolote fueron las grandes damnificadas de la pasado miércoles. Así, mientras que en Atarfe una treintena de viviendas se vieron anegadas por la lluvia, en Albolote la Policía Local y Protección Civil recibieron más de un centenar de llamadas alertando de distintas inundaciones en viviendas y cortes en calles de la ciudad. Otra de las problemáticas principales surgidas durante la tarde se centró en una balsa de agua de unos 200 metros de ancho que había dejado sin poder continuar con la marcha a decenas de vehículos en la carretera que une Maracena y Albolote, a la altura de Inagra. Entre estos turismos afectados se encontraba una ambulancia que estaba en un servicio prioritario con un paciente y que tuvo que ser auxiliada al estropearse su mecanismo por el abundante agua.

También se vio afectada la A-92, en el tramo que discurre Villanueva de Mesía y Huétor Tájar, donde la circulación se ralentizó por la crecida del río Cacín, un afluente del Genil.

Más información

Fotos

Vídeos