Transparencia al detalle, pero enredada en el barullo de enlaces

Transparencia al detalle, pero enredada en el barullo de enlaces

La Diputación llegó a ser la más abierta de España y ahora ocupa el segundo puesto, pese a la dificultad para acceder a algunos contenidos

JAVIER MORALES

Un error de este tipo impedía entrar el pasado martes a la web de contratación de Motril. El municipio costero ofrece presupuestos en vigor, pero la última liquidación es de 2013. Con respecto a los plenos, la única información -hasta abril de 2018 y luego en enero de 2019- es la convocatoria de los mismos. En 2017 sí había extractos de los acuerdos adoptados en pleno.

Con respecto a la vecina Almuñécar, pese a que 'roza' el podio en transparencia, cuestiones como los gastos en publicidad o propaganda son de 2017. Las actas de plenos de 2018 están 'agazapadas' -no se puede llegar a ellas desde el menú principal- y los audios de las sesiones se remontan a 2017. Del mismo año son las actas de plenos que presenta Salobreña en el portal de transparencia de la Diputación. Más atrás queda el periodo medio de pago (2015); por contra, el tablón de empleo es de los más activos.

En el Área Metropolitana llama la atención el caso de Ogíjares, cuya web estará durante un mes en reforma. Hasta ahora ofrecía información detallada, por ejemplo, del nuevo PGOU del municipio. La Zubia, pese a que también figura en la 'cabeza' del ranking Dyntra, no es posible localizar en el portal de transparencia los plenos más allá de 2015. Este problema se repite en los portales de municipios como Íllora (sin convocatorias ni actas accesibles más allá de 2017) o Huétor Tájar (que ofrece actas hasta 2013, en otra web hasta 2017 y, en otro lugar, los audios, estos sí actualizados). Otro ejemplo es Peligros, donde tras cinco minutos de navegación resulta imposible dar con los plenos. En esta localidad, localizar algún documento es tarea compleja: muchos rincones de la web muestran mensajes que dan a entender que la página está en pruebas.

El recurso del audio como forma de publicación de los plenos es habitual. Lanjarón -cuyo portal suele mostrar el «no existe información publicada», la web ofrece las actas de 2015 y 2016, pero las grabaciones de los plenos sí están disponibles hasta octubre de 2018.

Los plenos, las cuentas, las declaraciones de gastos, los bienes de los corporativos o sus agendas son, en definitiva, algunas de las carencias habituales en el mapa de la transparencia obsoleta de Granada. Con respecto a los 'pequeños', basta asomarse a los que han sufrido cambios durante el mandato y aún no los han actualizado para comprender que es la falta de recursos la que provoca desajustes. Aún queda mucho camino por recorrer en las rutas de la transparencia municipal. En la otra cara de la moneda, aquellos consistorios que son ejemplo de constancia en el compromiso adquirido en 2015 con sus ciudadanos.

La Diputación de Granada es la segunda administración provincial que más datos sobre su funcionamiento ofrece, a vista de click, a los ciudadanos. Llegó incluso a ser la primera entidad en el ranking Dyntra, pero ha quedado desbancada en el listado de transparencia por el Ayuntamiento de Orense. Según el Índice Dinámico de Transparencia, la institución encabezada por el socialista José Entrena ofrece 160 de los 187 paquetes de datos evaluados por la plataforma colaborativa. Están organizados en una tabla diseñada para cumplir -punto por punto- con los apartados exigidos por ley y evaluados por entidades como Dyntra.

A simple vista, el portal de transparencia de la Diputación es una completa fuente de 'números'. Por ejemplo, los gastos de los diputados en viajes, que se ofrecen mes por mes, persona por persona -incluso con el mes en el que quedaron incluidos en sus nóminas- desde que comenzara el mandato. Están actualizados a octubre de 2018. Llaman la atención listados vacíos de quienes no cobran dietas, como el del propio presidente, que -según el listado- habría cumplido con el compromiso de no pasar facturas 'extra' al ente público.

El portal de la Diputación permite también conocer el estado de sus cuentas; pero es la puerta de entrada al 'laberinto' de la transparencia, con enlaces que llevan a documentos en PDF que a su vez tienen vínculos para otros documentos. Algunos, como la memoria del grado de cumplimiento de objetivos programados, son de 2015. Otros, como el importe de la deuda pública total y su evolución, son de 2017. Por contra, los datos de morosidad están al día y el presupuesto de gastos e ingresos también está actualizado a 30 de septiembre del pasado año.

También hay algún problema de acceso a la información relativa a plenos. Están disponibles las videoactas de cada uno de ellos, pero no es sencillo acceder a ellas -al menos a través del portal de la transparencia-. Al hacer click en el apartado dedicado a los plenos en el portal 'Dipgra Transparente', el navegador de Internet viaja a una página titulada 'Plenos de los últimos 12 meses', pero cuyo calendario está vacío; ni rastro de los plenos. Hay que desplazar la mirada a la derecha para encontrar enlaces a las videoactas, bien cuidadas: es posible 'saltar' a cada uno de los puntos del orden del día e incluso seleccionar las intervenciones de cada diputado.

 

Fotos

Vídeos