Así ha sido el tráfico en Granada en la primera jornada del metro

Así ha sido el tráfico en Granada en la primera jornada del metro
Alfredo Aguilar

Visitamos los temidos 'puntos calientes': Constitución, Villarejo, PTS y Circunvalación

JAVIER F. BARRERA

Tráfico fluido. Conductores responsables. Agentes de la Policía Local diligentes. Trabajadores del metropolitano con sus señales de ‘stop’ marcando el paso de los vagones.

La temida hora punta del mediodía en Granada se sucedió con el tráfico de toda la vida, intenso y embarullado, pero el estreno del metro no lo entorpeció gracias al trabajo de unos y la colaboración de todos, lo que hizo britar la cara amable del tráfico, que siempre suele ausentarse para estas grandes ocasiones.

#MetroGranada

Tres puntos de la ciudad habían sido señalizados como los lugares con todos los números de la lotería para que le cayera el premio de un atasco gordo: el cruce de Doctor Olóriz con la Avenida de la Constitución, el de Villarejo y ya en el otro extremo de la ciudad, la megarotonda del PTS que conecta Ronda Sur con la Circunvalación, el barrio del Zaidín y el propio campus de la Salud.

Cruce de la Constitución

La amplia avenida que pasa junto a la Plaza de Toros bajaba llena de coches entre la una y las dos de la tarde, como cada día laborable. En el cruce con la Avenida de la Constitución dos agentes de la Policía Local regulaban el tráfico y un trabajador del metro, chaleco amarillo reflectante y señal de ‘stop’ en la mano, completaba la operación.

En el menos de un minuto que tardan en pasar los trenes en ambas direcciones, no suena la sinfonía de bocinazos y un extraño silencio se crea en esta burbuja extraña que supone ver pasar el metro lleno de gente por primera vez en la historia.

Suena el pitido del metro, echa a caminar por sus vías verdes y tras pasar, el tráfico arranca. Y aquí no ha pasado nada. La conexión entre la Zona Norte de la Ciudad y lso enlaces con la Circunvalación por Méndez Núñez y el Camino de Ronda salen ilesos en este mediodía del estreno del metropolitano.

Cruce de Villarejo

El cruce de Villarejo suma la llegada a Granada por la A-92 desde Málaga y Sevilla, el tráfico del barrio de la Chana, todo el que expulsa la avenida Federico García Lorca por Albayda y conecta con La Caleta y el Camino de Ronda. Cientos de vehículos por minuto que tratan de encarrilar a la primera por el lugar apropiado y que ayer vieron pasar el estreno del metro tan campantes.

La trabajadora del metropolitano encargada de ayudar con la regulación del tráfico fue tremendamente eficaz, ayudada en este caso por un agente de la Policía Local, que daba paso a los coches y ayudaba de buena gana a que no se entorpeciera el paso con los cambios de carriles acostumbrados para embocar por el sentido buscado.

Cruce del PTS

Más de lo mismo. Este otro cruce ‘caliente’ del tráfico de Granada toreó con facilidad la marabunta de vehículos que atraviesa este punto y que viene de Granada a Armilla y viceversa y absorbe el de la Circunvalación y el de la Ronda Sur.

En esta ocasión, si en el cruce de la Avenida de la Constitución había dos agentes de la Policía Local y un trabajador del metro en las labores de organización del tráfico, si en Villarejo había tan solo uno y uno, en este cruce del PTS no había agentes y sí había dos trabajadores de metro con sus señales en la mano.

La Circunvalación, como siempre

La Circunvalación no asumió las novedades del día. A la hora punta del mediodía el tráfico en sentido hacia Jaén era fluido como es acostumbrado. Pero, al contrario, el tráfico en dirección a Motril era denso y el atasco aparecía al llegar a La Chana y se prolongaba hasta la salida de Armilla.

Hubo retenciones como acostumbra esta vía en los días laborales a la altura del cruce de Méndez Núñez y también eran frecuentes las colas en los accesos Recogidas y La Chana en ambos sentidos.

En nuestro especial sobre el metro...