Más tasas distintas que en Madrid o en Barcelona

Más tasas distintas que en Madrid o en Barcelona

Cada ayuntamiento puede decidir libremente por qué actividades o servicios pasa factura al ciudadano

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGRANADA

Una de las particularidades que destaca en la financiación del Ayuntamiento de Granada es el alto número de tasas que regulan sus ordenanzas fiscales. Un total de 30 distintas, lo que le convierte en la novena capital de provincia de España que más dinero tiene previsto cobrar por este concepto, según el informe sobre fiscalidad local para 2018 del Consejo General de Economistas, con 57,92 millones de euros de previsión este año.

Sorprende la comparativa con ciudades con mayor número de habitantes, como Madrid o Barcelona. La capital de España establece un total de 24 tasas, seis menos que la capital granadina. En el caso de la ciudad de Barcelona la diferencia es aún mayor: Granada cobra casi el doble de tasas que este consistorio. 16 frente a 30.

Algunas de las tasas son prácticamente invitadas fijas en los presupuestos de todas las capitales de provincia analizadas por el Consejo General de Economistas. Por ejemplo, la que regula el uso del dominio local para fines privados, ya sea en el caso del espacio público o en lo que respecta a los edificios de titularidad municipal, o la que hace lo propio con la inscripción de animales peligrosos en el registro de mascotas. También es común que los ayuntamientos le cobren una tasa a las entidades bancarias por instalar cajeros automáticos que den directamente a la calle.

Más información

Una de las que ha ganado popularidad en los últimos años en ayuntamientos de capitales de provincia de toda España es la tasa que se cobra a las empresas que ofrecen servicios de telefonía móvil por el uso que hacen del espacio público para instalar sus equipos.

En el caso del Consistorio de la ciudad de Granada, existe una tasa por la ocupación del terreno en el ferial durante las fiestas del Corpus, y se ha regulado también uso por el uso del espacio público durante eventos como los rodajes cinematográficos. También existe una que grava los gastos derivados de la recogida y destrucción de equipos musicales requisados en la calle.

Fotos

Vídeos