Usa la tarjeta de discapacitado de un muerto para aparcar gratis en Maracena

Un vehículo de la Policía Local de Maracena, junto a un aparcamiento para discapacitados de esta localidad./IDEAL
Un vehículo de la Policía Local de Maracena, junto a un aparcamiento para discapacitados de esta localidad. / IDEAL

La Policía Local del municipio acusa a esta conductora de cometer el segundo delito de falsedad documental en lo que va de año

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

La Policía Local de Maracena investiga por falsedad documental a una vecina de Albolote acusada de usar de forma fraudulenta la tarjeta de discapacitado de una persona que murió en 2014 para aparcar gratis en esta localidad.

Los hechos ocurrieron el pasado 31 de octubre, sobre las 13 horas, cuando los agentes detectaron un vehículo estacionado en la avenida José Comino que tenía la tarjeta de discapacitado medio escondida en el salpicadero del vehículo.

Los policías locales no veían la fecha de caducidad de la misma, por lo que decidieron denunciarlo y llamar a la grúa para que retirara el coche. La propietaria apareció por la zona poco antes de que la grúa enganchara al turismo para llevárselo del aparcamiento reservado a discapacitados que ocupaba. Cuando los agentes le pidieron a la conductora que enseñara la tarjeta de discapacitado, observaron que se encontraba caducada desde el año 2014. Los policías procedieron a retirarle este documento tras comprobar que llevaba caducado cuatro años; además, en ese momento la persona con discapacidad no se encontraba junto a la conductora, una condición de obligado cumplimiento cuando se hace uso de la tarjeta.

Los agentes se mostraron extrañados por el gran nerviosismo que denotaba el comportamiento de esta mujer, por lo que procedieron a comprobar a quién pertenecía el documento: un familiar de la conductora fallecido cuatro años antes.

Tras lo ocurrido, los agentes de la Policía Local de Maracena procedieron a investigar a esta fémina por un delito de falsedad documental. En apenas dos meses se han encontrado con otro caso similar, de un conductor que también usaba la tarjeta de un familiar fallecido. Además, han retirado otras dos tarjetas porque se estaba haciendo uso fraudulento de ellas. Durante el primer semestre del año se incautaron 18 documentos de este tipo.

La tarjeta para persona con movilidad reducida es un documento personal e intransferible del titular de la misma. Este puede ser el conductor de un vehículo de su propiedad o cualquier otro, o bien acompañante en un coche conducido por cualquier persona, siendo requisito indispensable que el titular se desplace en el interior del mismo. La tarjeta debe estar colocada en el interior del turismo de forma visible, siempre por el anverso, y en documento original. El incumplimiento de estas obligaciones puede llevar la retirada de la tarjeta por un plazo de entre 1 y 24 meses.

El titular de este documento puede estacionar en los aparcamientos reservados para personas con movilidad reducida, detener el vehículo para recoger o dejar a personas con movilidad reducida en cualquier lugar de la vía pública, siempre que no impida la circulación; estacionar, sin limitación de tiempo, en los aparcamientos con horario limitado (zona azul), y acceder a las áreas de circulación y estacionamiento restringido en las mismas condiciones que las personas residentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos