La Policía acaba con las vacaciones del kurdo detenido en Granada por terrorismo

La Policía acaba con las vacaciones del kurdo detenido en Granada por terrorismo
IDEAL

Nasir había venido a Granada en compañía de una mujer a pasar unos días de vacaciones y llevaba hospedado en el hotel, al menos, 24 horas

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Nasir Tur es el ciudadano turco reclamado por un juzgado de su país por supuestas actividades terroristas vinculadas con el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) que fue detenido ayer a las nueve de la mañana en el mismo hotel de Granada donde el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, dio un mitin ocho horas después. En estos momentos, se encuentra en los calabozos de la Audiencia Nacional a la espera de pasar a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 2, cuyo titular es Ismael Moreno. Allí dirimirán si ingresa en prisión o no mientras se resuelve su extradición a Turquia.

Nasir había venido a Granada en compañía de una mujer a pasar unos días de vacaciones. Llevaba hospedado en el hotel, al menos, 24 horas. Al abrir la puerta de su habitación se encontró a una pareja de policías que lo reclamaban para llevárselo detenido a comisaría. Su pareja se quedó a cuadros. Ni tenía armas ni papeles comprometedores ni nada que hubiera despertado la más mínima sospecha.

Más información

Algo similar ocurrió en Granada con otro ciudadano de origen turco, Doghan Akhanli, escritor y disidente del régimen de Recep Tayyip Erdogan, a quien la Policía detuvo en agosto de 2017 en un hotel de la calle Molinos porque la Interpol lo buscaba desde el año 2013 y sobre quien pesaba una orden de extradición por actividades terroristas desde 2013. Pese a que el juez lo envió a prisión en un principio, el Gobierno central frenó su extradición al no quedar suficientemente acreditada su vinculación por actividades terroristas y por las presiones de Alemania para demostrar su inocencia.

El Consejo de Europa adoptó una resolución en el verano de 2017 quejándose del abuso que hacían ciertos países miembros de las órdenes de extradición cursadas a Interpol, a la que pertenecen 190 países de todo el mundo, para detener a determinadas personas. De forma indirecta, llamó la atención sobre Turquía, con presencia en el consejo de la UE, por utilizar esta vía para arrestar a disidentes del régimen de Erdogan. En estos momentos, Turquía mantiene un enfrentamiento bélico abierto contra el pueblo kurdo y sin ir más lejos hace 30 horas horas bombardeó posiciones kurdas en la zona de Siria.

La última hora de Granada

Mientras tanto, Nasir Tur, de 57 años, sobre quien pesaba esta orden de extradición desde hacía tiempo, se encuentra en la Audiencia Nacional en espera de la decisión del juez. Sus vacaciones han terminado.