Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

Seres humanos, no hay más

«Los que se preocupan por la limitación de los recursos son los mismos que no dijeron ni pío cuando el dinero se iba en la Fórmula Uno, aeropuertos fantasma o vivienda para los fondos buitre»

ALEJANDRO PEDREGOSA
ALEJANDRO PEDREGOSA

La situación está complicada. Cientos de migrantes llegan día sí y día también a los puertos andaluces, entre ellos, muy activo, el de Motril. También son cientos las personas que en alta mar y tierra firme se afanan para evitar lo inevitable, que en algún momento una patera vuelque y mueran los pasajeros; porque sí, son pasajeros. Han invertido todo lo que tienen en comprar un pasaje de destino incierto y rotundo: vida o muerte. No sabemos el nombre de los cientos de voluntarios que salvan a los recién llegados. Conocemos sin embargo perfectamente a quienes utilizan Twitter o las cámaras de televisión para pedir deportaciones masivas porque «los recursos son limitados». Y la verdad, un poquito me da la risa. Aquellos que tanto se preocupan por la limitación de los recursos son los mismos que no dijeron ni pío cuando el dinero de todos se iba en la Fórmula Uno, en aeropuertos fantasma o en vivienda social para los fondos buitre. Ahí no chistaban, vaya por Dios.