Salvador pide «tranquilidad» y defiende la «transparencia» del gobierno municipal de Granada

Luis Salvador saluda a Macarena Olona hoy en el pleno de constitución de la Diputación de Granada/PEPE MARÍN
Luis Salvador saluda a Macarena Olona hoy en el pleno de constitución de la Diputación de Granada / PEPE MARÍN

Ha emplazado a Vox a dialogar para aclarar cualquier circunstancia que crean que debe resolverse de otra manera

EFEGRANADA

El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs), ha enmarcado en la «convulsa» situación por la que atraviesa la política nacional la advertencia de Vox sobre su disposición a apoyar a un gobierno alternativo en el Ayuntamiento, donde la formación gobierna junto al PP, y ha pedido «tranquilidad».

Salvador se ha referido así a preguntas de los periodistas a las declaraciones de esta mañana del grupo municipal de Vox, dispuesto a apoyar «cualquier escenario» que pase por un nuevo gobierno municipal que respete las medidas de regeneración planteadas por esta formación, después de que el actual las haya incumplido a su juicio con la creación de siete tenencias de alcaldía.

El alcalde ha defendido la «absoluta transparencia» con la que se están adoptando las primeras decisiones del gobierno municipal, que ha celebrado ya, ha recordado, la primera junta de gobierno local, ha repartido las competencias y trabaja en el pleno de organización.

«El Ayuntamiento tiene plena normalidad y no se ha hecho nada que altere sustancialmente el modelo organizativo que existía anteriormente con el PSOE o al principio del anterior mandato con el PP», ha manifestado tras enmarcar el aviso de Vox en la «convulsa» situación de la política nacional, en la que «todos los partidos tienen sus líneas de máximos encima de la mesa».

El alcalde ha precisado que no se han subido los sueldos ni existe una estructura distinta en cuanto al número de coordinadores o directores generales, sino que lo que hay es un proyecto político entre PP y Cs que terminará de presentarse en estos días.

Ha dicho que hay un gobierno que está dando los primeros pasos, que ya ha hecho cambios para «adaptarse a la nueva realidad» y que ahora mismo no tendría «ningún sentido» que se planteara otro escenario al inicio del mandato «sin que haya sucedido ninguna cosa ni se haya contravenido ningún aspecto importante en ningún sentido».

Ha emplazado a Vox a dialogar para aclarar cualquier circunstancia que crean que debe resolverse de otra manera y ha precisado que lleva dos días intentando contactar con el portavoz de esa formación, Onofre Miralles, para intercambiar opiniones.