Agaz

¿Sabías que espiar los whatsapp de tu pareja puede hacerte ir a la cárcel?

¿Sabías que espiar los whatsapp de tu pareja puede hacerte ir a la cárcel?
No cabe duda de que nos encontramos en la era de las tecnologías, la sociabilización digital a través de las redes sociales y la incansable protección de datos.
LAURA MARÍN, ABOGADA AGAZ

En los días que corren nadie se plantea su día a día sin un ordenador, un móvil o una tablet, al igual que nos parece una especie en extinción aquella persona a la que no tiene una red social como Facebook, Instagram, Snapchat… También en este último año nos han bombardeado constantemente a mensajes que hablan de protección de datos, derechos, que si la intimidad, la imagen, la vida personal…

¿Pero alguna vez nos hemos parado a pensar en cómo se interrelacionan las tres cuestiones anteriores y como nos influyen en nuestra vida? Esta premisa es de gran importancia actualmente ya que, algunas conductas o situaciones que a todos nosotros se nos podrían presentar en nuestra vida y que probablemente en otro momento no le habríamos dado mayor importancia, hoy día puede resultar preocupante e incluso tener consecuencias legales graves, como ir a prisión.

Es relativamente fácil, que a todos en algún momento de tensión o disputa con una pareja hayamos mirado su móvil, sus redes sociales o su whatsapp, o al menos nos hayan entrado ganas de hacerlo, pues bien, actualmente, espiar el móvil de tu pareja o expareja puede hacerte ir a la cárcel ya que, dicha conducta constituye un Delito de descubrimiento y revelación de secretos penado con hasta 4 años de prisión por el Código Penal Español.

Ya han sido varios los casos, en los que, los Tribunales Españoles han condenado a algunos ciudadanos los cuáles al tener sospechas de infidelidades por parte de sus parejas y en su afán por «pillarlos» o «descubrir la verdad» han espiado sus whatsapps, redes sociales o incluso correos electrónicos y tras ser denunciados por estos, han acabado condenados por un delito de descubrimiento de secretos ya que, con independencia de que, para el que se siente ofendido por su pareja, crea que se encuentra habilitado para hacerlo, realmente es una conducta que atenta contra el derecho a la intimidad y protección de la vida y datos personales de cada persona, derecho que es personalísimo y que no puede ser vulnerado aunque se tenga un vínculo sentimental y afectivo.

El delito de descubrimiento y revelación de secretos, recogido en el artículo 197 del Código Penal Español establece que:

«1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero».

Las penas se agravan cuando además los datos se revelan o difundan a terceros a través de cualquier medio o los datos descubiertos revelen la ideología, religión, creencias, salud, origen racial o vida sexual, o la víctima fuere un menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección.

Igualmente, y como podréis imaginar tras todo lo expuesto, las aplicaciones o sitios web que te aseguran que a través de las mismas se puede conocer la persona que visita los perfiles de tus redes sociales, u otras que afirman servir para espiar que chats o whatsapps tiene la persona espiada, son un mito, pues todo ello atentaría gravemente contra la intimidad y la protección de los datos de carácter personal del individuo, derechos que no sólo están protegidos en el ámbito civil, sino como hemos expuesto, y a día de hoy, también en el penal con penas tan graves como la de prisión.

Por ello, antes de coger el móvil, el ordenador y espiar a tu pareja, mejor piénsalo dos veces. ¿Merece la pena?.AGAZ.