Nuevo golpe policial a la banda de atracadores de cafeterías y hoteles

Uno de los arrestados robando en una cafetería de la capital. /IDEAL
Uno de los arrestados robando en una cafetería de la capital. / IDEAL

Han protagonizado más de media docena de robos con violencia durante este verano en la capital y el cinturón metropolitano

JOSÉ R. VILLALBAGranada

Guardia Civil y Policía Nacional han culminado un operativo tras detener a dos presuntos atracadores, uno de ellos menor de edad, que supuestamente forman parte de una organización criminal integrada por otros tres miembros más que fueron arrestados en una gasolinera de Jun a finales del pasado mes de agosto cuando intentaban robarla. Los dos arrestados pasarán a disposición judicial hoy o mañana acusados de un delito de sustracción de vehículos, otro contra la salud publica y pertenencia a organización criminal.

Agentes de los grupos de Atracos de ambos cuerpos policiales estuvieron durante la jornada del miércoles efectuando distintos registros en la zona norte de la capital granadina, vinculados con las detenciones efectuadas de los dos individuos que al cierre de esta edición continuaban ingresados en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil. Durante los registros, los investigadores han podido recabar pruebas que pueden ser importantes para demostrar la presunta implicación de estos dos últimos arrestados con la banda que este verano ha sembrado de robos con violencia la zona norte de la capital granadina y otros pueblos del cinturón metropolitano comoPeligros, por citar un ejemplo.

Al parecer, los arrestados el pasado mes de agosto eran vecinos de la localidad de Maracena y de la zona norte de la capital granadina. Supuestamente, habrían cometido, al menos, media docena de atracos en las últimas semanas.

Así por ejemplo, a principios de agosto, se llevaron la caja registradora de una heladería de Parque Nueva Granada tras amenazar con un arma de fuego a la dependienta y en presencia de un cliente que en esos momentos se encontraba en el interior del establecimiento.

De los dos últimos arrestados esta semana, uno de ellos es un menor de edad

Las características físicas y el modo de actuar eran prácticamente idénticos a los de los autores de otros tres asaltos cometidos unos días antes y en un tiempo récord. En apenas media hora atracaron, pertrechados con una pistola y un cuchillo, una cafetería en la calle Averroes de la capital granadina, el hotel Philadelphia, ubicado en el polígono de Juncaril y una pizzería situada en la calle Félix Rodríguez de la Fuente del municipio de Peligros. En total se hicieron con un botín superior a los dos mil euros en esa maratoniana jornada de atracos.

Posteriormente fue cuando intentaron robar en una cafetería de Parque Nueva Granada y el dueño del establecimiento no se amedrentó, haciendo frente a los atracadores quienes finalmente tuvieron que huir sin botín alguno.

El último intento de atraco lo cometieron en una gasolinera de Jun a finales de agosto cuando intentaban llevarse la caja registradora del establecimiento y la GuardiaCivil logró detener a tres de los presuntos miembros de esta organización criminal.

La misma forma de actuar

Robo tras robo, las víctimas siempre aportaban las mismas características físicas de los asaltantes. También la forma de actuar se ha repetido en todos los atracos perpetrados hasta el momento: siempre empuñaban un arma de fuego y en ocasiones también un cuchillo, suelen arrancar la caja registradora para llevársela, huyen en moto –por lo general robada– y siempre suelen cometer sus fechorías en horario nocturno cuando se supone que hay más dinero en la caja.

Demasiadas coincidencias para no pensar que se trata de las mismas personas. Otra de las características que solía repetirse en alguno de estos robos era que entre ellos hablaban en árabe. Este extremo no es signo de nada. Hace cuatro meses quedó desarticulada la banda de atracadores del Q5 cuyos miembros hablaban en árabe y en rumano cuando iban a cometer atracos en más de media docena de gasolineras de distintas localidades. Después, los detenidos eran granadinos residentes en la zona de Cartuja. Por tanto, podían usar el árabe para despistar. Los dos últimos arrestados, al menos, son de nacionalidad española y residentes en la zona norte de la capital granadina, donde se hicieron los distintos registros.

Sin disparos

No hirieron a nadie. No solían cometer agresión alguna ni hicieron uso de las armas de fuego nunca. Lo más curioso de esta organización es que entre sus filas hubiera un menor de edad.

Con todo, los dos grupos de atracos de Policía Nacional y Guardia Civil logran cerrar las investigaciones que estaban en curso desde el pasado mes de agosto que esta banda comenzó a efectuar atracos. Detrás de esta presunta organización criminal hay más de media docena de robos con violencia donde se han utilizado armas de fuego, aunque nunca se han efectuado disparos. Los botines logrados por la 'banda de la moto' supera con creces los seis mil euros.