La revolución de las mujeres en Granada

Manifestación multitudinaria./ALFREDO AGUILAR
Manifestación multitudinaria. / ALFREDO AGUILAR

50.000 granadinas, según la Policía Local, ‘toman’ el Centro de la capital en un 8 de marzo sin precedentes

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Dentro de un par de meses se celebrará el cincuenta aniversario del Mayo del 68. Dentro de cincuenta años posiblemente se recordará también el marzo del 18. Porque ayer fue histórico. Ayer fue la revolución de las mujeres. En Granada y en toda España. Cuántas se echaron a la calle ¿diez mil?, ¿veinte mil?, ¿treinta mil?, ¿cincuenta mil?, ¿setenta mil?, ¿cien mil? Para que se hagan una idea, cuando la cabeza de la manifestación estaba llegando a las 19:30 horas al paseo del Salón, donde estaba prevista la lectura del manifiesto, todavía había gente en la Gran Vía, donde comenzó todo a las 18:00 horas. La organización dio la cifra de 150.000. Las fuerzas del orden estimaban entre 24.000 y 30.000. El alcalde de la capital lo cifró 50.000. En cualquier caso, este 8M ha marcado un antes y un después.

Media hora antes de que se iniciara la movilización ya costaba mucho trabajo avanzar por la Gran Vía. Veinte minutos antes de la hora pactada para el inicio, un grupo de asistentes ‘tomó’ la Gran Vía al grito de «las mujeres unidas jamás serán vencidas». En ese momento los agentes de la Policía Local comenzaron a regular el tráfico tanto en la Gran Vía como el resto del recorrido. Aproximadamente un kilómetro y medio.

Muchos se sumaron a la marcha desde el principio. Otros lo hicieron conforme la ‘marea violeta’ avanzaba en dirección hacia el paseo del Salón. Abriendo la protesta, una batukada que no paró de sonar. Los tambores retumbaban. Fue el toque ‘festivo’ a una tarde de reivindicaciones. De consignas. De proclamas. ‘¡Que viva la lucha de las mujeres!’ ‘Ni sumisas ni pasivas, mujeres combativas!’ ‘Contra el patriarcado y sus violencias, ahora y siempre ¡resistencia!’

"El movimiento feminista es cada vez más amplio y se extiende por todos los ámbitos" Ana BELÉN PALOMARES

"Hasta aquí hemos llegado; es inadmisible la brecha salarial o la violencia machista" EVA CALDERÓN (CC oo)

La pancarta, con el lema ‘si paramos nosotras, paramos el mundo’, fue portada por miembros de las organizaciones sindicales y responsables institucionales. También personajes como Juana Rivas, que recibió múltiples muestras de apoyo. Todaslo hacían en nombre del centenar de asociaciones de toda la provincia que han conformado la Plataforma 8 de Marzo en Granada y que han demostrado una capacidad de convocatoria sin precedentes.

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Ana Belén Palomares, calificó de «hito» este 8M en Granada y en toda España. «El movimiento feminista cada vez es más amplio y se extiende por todos los ámbitos», subrayó Palomares, quien también destacó el éxito de los paros y concentraciones desarrollados a lo largo de toda la jornada.

La secretaria de Mujer e Igualdad de Comisiones Obreras, Eva Calderón, destacó el «amplísimo» seguimiento a la huelga tanto en las administraciones como en las grandes empresas. «En el ámbito educativo ha sido casi del cien por cien», dijo. «Hasta aquí hemos llegado;es inadmisible la brecha salarial, la discriminación, la violencia...», denunció Eva Calderón.

Pese a la lluvia

El tiempo lluvioso tampoco frenó la participación. Los pronósticos daban una probabilidad de precipitaciones del noventa por ciento y no fallaron. El agua cayó y se abrieron los paraguas. Muchos de ellos de color morado. La presencia de agentes policiales fue discreta. Se limitaron a controlar desde la distancia e informar de que todo se estaba desarrollando con normalidad. No se registró ningún tipo de incidente. Todo lo contrario. Perfecta armonía. Estudiantes, familias, abuelos con nietos y nietos con abuelos, partidos políticos, colectivos profesionales... todos a una. Sin fisuras. «La calle es mía de noche y de día», clamaban.

La lectura del manifiesto, en el quiosco del paseo del Salón, estaba prevista a las ocho de la tarde. Se tuvo que retrasar hasta que arribara todo el mundo. Se vivieron los momentos más emotivos y con mayor carga ideológica y reivindicativa. «La Plataforma del 8 de Marzo lleva más de veinte años denunciando el discurso patriarcal, racista y neoliberal». «Como mujeres –dijeron– exigimos nuestros derechos basándonos en la Constitución de 1978, que recoge la igualdad entre sexos». «El techo de cristal dificulta nuestro acceso a los puestos de decisión y poder», lamentaron. También hicieron referencia a la importante diferencia que existe entre las cuantías de las pensiones. La de los hombres un 38% superiores.

«La desigualdad y la discriminación que sufrimos no es casualidad; la cultura patriarcal y capitalista nos ha relegado a un segundo plano, confinadas al ámbito privado, estandarizadas a través de roles y estereotipos de género», señalaban en el manifiesto. En este sentido, apuntaron que «el trabajo doméstico y de cuidados, realizado mayoritariamente por nosotras, es imprescindible para el mantenimiento del sistema, ya que representa el cuarenta por ciento del Producto Interior Bruto».Por todo ello reclamaron reconocimiento y redistribución de este tipo de tareas «como un bien social de primer orden». Además, demandaron la puesta en marcha de medidas de conciliación laboral y personal con horarios adecuados, además de cotizar a la Seguridad Social dentro de la Ley de la Dependencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos