Retiran 149 pequeños electrodomésticos «potencialmente peligrosos» en Granada

Los productos retirados más frecuentes son máquinas de afeitar, depiladoras y secadores. / V. S. C.
Los productos retirados más frecuentes son máquinas de afeitar, depiladoras y secadores. / V. S. C.

Consumo intervino 230 productos en 2017, en su mayoría, por no presentar en castellano el etiquetado o por carencia del mismo

VANESSA SÁNCHEZ CORTÉSGRANADA

Maquinillas de afeitar, máquinas de depilación, secadores y planchas son algunos de los productos que han sido retirados a lo largo de este año por los 5 inspectores de la Oficina de Consumo Municipal de Granada (OMIC), área dependiente de la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente, Salud y Consumo. En 2017 se llegaron a retirar hasta 230 productos vendidos en los comercios granadinos. Según la información facilitada por la OMIC de Granada, el principal motivo es la carencia de instrucciones de uso en castellano o la falta del sello de la Comunidad Europea, que garantiza que el producto ha pasado por una serie de pruebas para que su uso no sea considerado «potencialmente peligroso».

Cuando una persona va a comprar un producto, busca algo con un precio acorde a su poder adquisitivo. Si busca, por ejemplo, un secador y encuentra uno por 20 euros, no debe sospechar que pueda ser peligroso. Sin embargo, si ese pequeño electrodoméstico carece de instrucciones de uso en castellano, desde la OMIC aconsejan que se deseche esa posible adquisición.

Un producto como un secador o como otros electrodomésticos se usan en ambientes húmedos y cerca del agua. Si las advertencias acerca de que no se debe usar con las manos mojadas o con los pies descalzos no se encuentran en castellano, el consumidor carecería de esa valiosa información que convierte al producto en un peligro en potencia.

Otro factor por el que se retira un pequeño electrodoméstico es porque no precisa en las características técnicas el voltaje y la obligatoria tabla de eficiencia energética; también porque el voltaje no se ajusta al rango de 12 a 24 voltios o de los 220-250 voltios. La garantía del sello CE en su etiquetado es primordial, porque asegura que el producto ha sido probado en diferentes circunstancias y no se ha encontrado motivo por el que su uso pueda ser peligroso.

Cosmética y salud

A los responsables de la OMIC de Granada les llama de forma especial la atención el problema con los cosméticos. El año pasado, la OMIC retiró cerca de 400 productos. Cremas, maquillajes y otros artículos que se aplican sobre la piel son encontrados por los inspectores sin etiquetar, sin que aparezca una composición y por lo tanto, son adquiridos por los consumidores con un total desconocimiento de si algunos de los elementos utilizados para su fabricación puede ser nocivo. Al carecer de etiqueta, el consumidor es ajeno a la información sobre los ingredientes, el tipo de uso que se debe hacer del mismo e ignora datos tan importantes como la fecha de caducidad o el periodo de uso tras la apertura del recipiente. Otros productos son retirados también porque carecen de la información sobre el responsable de comercialización: razón social, el CIF y el domicilio comercial.

La concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente, Salud y Consumo, cuyo responsable es Miguel Ángel Fernández, dispone de cinco inspectores, seis en algunas ocasiones. Cuando uno de ellos encuentra un producto que no cumple con los requisitos establecidos se retira y se intenta contactar con el proveedor para que subsane la falta. En caso de que no sea posible hacerlo, el producto se remite a la central de Consumo de Sevilla que lo enviará a un laboratorio en el que se realizarán diferentes pruebas. Si el problema es de fabricación y ocurre en todos los productos de ese tipo se remite una alerta regional y nacional . En el caso en que se comercialice en otros estados de la Unión Europea, se emitirá una 'alerta europea' para que la información llegue a otros países.

Flotadores

La próxima campaña que llevarán a cabo los inspectores de la OMIC es la de los productos de flotación y otros sistemas de seguridad para el agua. Los flotadores no son considerados salvavidas y además de las indicaciones que deben tener todos los productos, se debe añadir que se requiere la vigilancia de un adulto así como la edad de destino y peso del producto. En 2017 se retiraron 28 flotadores de los comercios granadinos.