Renegocian el contrato del aparcamiento de Andaluces para no demorar más las obras

Terrenos donde se construirá el futuro aparcamiento de Renfe. /PEPE MARÍN
Terrenos donde se construirá el futuro aparcamiento de Renfe. / PEPE MARÍN

El parking, que tendría que estar en servicio desde abril de 2016, ni se pudo iniciar porque el solar estaba lleno de acopios del AVE

Jorge Pastor
JORGE PASTORGRANADA

El aparcamiento de Renfe debería estar funcionando desde abril de 2016. Pero en septiembre de 2018 no sólo no funciona, sino que ni tan siquiera se han iniciado las obras. El arranque de los trabajos se demoró 'sine die' porque el solar del futuro parking, situado dentro del recinto de la propia estación de tren de Andaluces, estaba lleno de materiales para la construcción del AVE. No se retiraron pese a los requerimientos de la Junta y la constructora y los precios se desactualizaron, lo que imposibilitó la ejecución de este proyecto sencillamente por razones de viabilidad. Las cuentas no salen.

¿Qué sucede? Que aquello debe convertirse en un estacionamiento de forma 'relativamente' urgente. El ministro Ábalos tiene previsto visitar Granada en septiembre y debería dar algún horizonte sobre la entrada en servicio del AVE. El aparcamiento no debería quedarse sin hacer para esa eventual llegada del tren rápido. Ahora mismo hay dos soluciones encima de la mesa. La primera, la que nadie quiere, sería romper el contrato, lo que supondría iniciar el proceso desde cero. Esto es mucho tiempo. No habría servido para nada el procedimiento administrativo. La segunda, en la que está trabajando la Agencia de Obra Pública de la Junta, es adaptar ese mismo contrato «a los actuales parámetros económicos, en función de la evolución de los costes unitarios de los materiales, transcurridos ya más de tres años desde la presentación de la oferta» por parte de la que posteriormente fue la adjudicataria. «Siempre desde la premisa -aclara la Junta- de que todo se haga conforme a derecho y sea asumible por la contratista». Ya ha habido varias reuniones en esta dirección.

Y es que, a pesar de tratarse de una parcela propiedad del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), es decir del Ministerio de Fomento, este equipamiento lo tiene que hacer la Agencia de Obra Pública, o sea la consejería de Fomento, en contraprestación por la cesión de un tramo de trescientos metros, propiedad de Adif, por donde discurre el Metro de Granada y donde se ubica, además, la estación que posibilita el intercambio intermodal entre los usuarios del tren y el metropolitano -justo la que hay a la salida de la terminal de viajeros del AVE-.

Este estacionamiento se levantará sobre una superficie aproximada de 9.966 metros cuadrados. De las 342 plazas previstas, un total de 327 corresponden a turismos, nueve a vehículos para personas con movilidad reducida y seis para motocicletas. La Agencia asume la instalación del sistema de control de accesos, incluidas las máquinas de 'ticketing', y la videovigilancia. También la ampliación de la calle Halcón, entre las calles Alondra y Faisán, para habilitar la entrada. Esto implica la demolición del muro actual, lleno de pintadas, por otro de nueva planta. La inversión contempla el alumbrado, los cerramientos y la reposición de los servicios que se puedan ver afectados, fundamentalmente redes de suministro y saneamiento urbano.

Todos estos aspectos estaban recogidos en el acuerdo que alcanzaron la Agencia de Obra Pública y Adif en noviembre 2014 por el que el primero ocupaba una franja de 291,3 metros que eran dominio del segundo, en la avenida de Andaluces, para habilitar la plataforma para el paso del metro ligero.

Fotos

Vídeos