El reflejo de parte de la sociedad en Twitter

El reflejo de parte de la sociedad en Twitter
RAMÓN L. PÉREZ

Anthony Gooch presenta al científico Stefan Wojcik, que ha elaborado un completo estudio sobre quién usa esta red social en EE UU, para resaltar las diferencias con la generalidad

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

El Pew Research Center es un instituto de EE UU que se puede considera un «bicho raro», en palabras de Anthony Gooch, director de asuntos públicos y comunicación de la OCDE. Lo dice porque es un organismo neutral en un país tan politizado con el norteamericano. «Hace medición y sondeos de estudios demográficos basados en datos y tendencias. Cumple un papel fundamental complementando datos objetivos con subjetivos, que se echaban de menos para entender situaciones modernas. Sirve para palpar la vida», ha destacado. Sobrevive gracias a contribuciones de fundaciones filantrópicas.

Uno de los investigadores de este centro es Stefan Wojcik, que centró en una investigación en «quién está en Twitter». Como ha recordado Gooch, «en TAT Granada hemos hablado mucho de qué es Twitter, pero no tanto de quién está. Esto tiene que ver con nosotros. En la edición anterior me pregunté si Twitter es el beso de la vida o de la muerte para nuestras democracias. A principios de mayo descubrí un estudio fascinante elaborado en parte por Stefan Wojcik, sobre lo que caracteriza a los tuiteros a nivel mundial, pero centrado en EE UU, donde más del 20% están activos en esta red».

Wojcik, que se doctoró en Política Comparativa por la Universidad de Colorado y que luego, entre otros lugares, pasó por Harvard, se dedica a la ciencia computacional social. Se trata de una nueva profesión que «usa elementos modernos para analizar datos de las redes sociales. Entender cómo es la conversación en Twitter. Analizamos muchas de las plataformas que existen». Sin duda, una alternativa laboral para los tiempos que corren, en la que se mezcla «la sabiduría sobre asuntos actuales y los elementos de algoritmos y datos que tenemos hoy día».

En directo

Entrando en materia, el arranque de la investigación radicó en el análisis comparativo de la población en general de EE UU y los usuarios de Twitter desde distintas vertientes: política, demográfica, opinativa. Buscando la participación del auditorio, resultó que la mayoría de los presentes eran menores de 50 años y tenían estudios superiores, coincidiendo precisamente con lo que refleja el estudio sobre los usuarios en el que también consta que hay ligeramente más mujeres que hombres.

Wojcik ha comentado que Twitter «es una plataforma importante en mi país, pero no tiene tantos usuarios como Facebook, Youtube, Linkedin, Instagram... En Twitter hay un porcentaje mayor de menores de 50 años ( un 73%) con estudios superiores y que ganan más que la media de trabajadores en EE UU. Pero en cuestión de género, hay diferencias mínimas, casi igual que la población. En tema de raza, exactamente igual, no hay diferencias entre datos generales y tuiteros existe una proporción». Anthony Gooch ha terciado para destacar las diferencias, para proporcionar siempre la magnitud de las opiniones que se vierte en la plataforma.

Abundando en la orientación política, se descubrió que «los usuarios de Twitter tienden al Partido Demócrata, incluidos los que no tienen una filiación pero tienen esta preferencia. También creen que los inmigrantes dan más fuerza al país y no acarrean un elemento negativo; que las mujeres tienen que avanzar en todos los aspectos de la sociedad y que hay desigualdades entre negros y blancos. El 64% de los usuarios creen que los negros están mal tratados».

Al respecto de la frecuencia de uso, salió un dato llamativo. «El 10% de los usuarios generan el 80% de los tuits. Unos pocos generan mucha actividad y otros sólo leen o no participan, más pasivos», ha subrayado.

«Dentro de ese top 10% (los más participativos), las medias son de 70 favoritos al mes, 138 tuits al mes, 387 seguidores y siguen a 456. La mayoría dentro de ese 10% usa más de una vez al día Twitter y está interesada en política. Ese grupo está compuesto por más mujeres que hombres, con una escasa diferencia», concretó.

Se planteó la necesidad de hacer estudios similares en España y otros países con el fin de comprobar tendencias. «Sería una investigación interesante, para unificar los datos de Twitter en todas partes y tener un híbrido de información. Las tendencias en EE UU o México no tienen por qué ser iguales». Puso el ejemplo de Venezuela, «donde brillan los datos de uso político de Twitter, que se considera muy importante. El que más entre los países emergentes, con diversidad. Esto baja en países como Colombia y México».

En el turno de preguntas, se ha abordado la cuestión de si Twitter está perdiendo en el campo de la diversión ante redes como Instagram. Wojcik ha evitado pronunciarse: «Nuestra organización no propone políticas, sino recoger la conversación, los datos, para su estudio. Cuando comparamos redes, vemos su habilidad de favorecer la inteactuación. Sí sabemos que los usuarios de Twitter creen que están mejor informados que los demás. En Venezuela, por ejemplo, se percibe como un bien positivo en un país en su situación».

Twitter es un reflejo de la sociedad indudable, pero no siempre representa estrictamente todas las tendencias. Ha sido la conclusión de cierre de esta ponencia cuya investigación proseguirá.