Europa felicita a España por su legislación antitabaco

La Comisión constata que en los bares ha descendido el consumo un 70% entre 2009 y 2012

DANIEL ROLDÁNMADRID
Una mano estruja varios cigarrillos. / Archivo/
Una mano estruja varios cigarrillos. / Archivo

No todo van a ser todos enfados o riñas procedentes de Bruselas. En esta ocasión, la Comisión Europea ha sido muy elogiosa con las políticas antitabaco que se han implantado en España en los últimos años y que, precisamente ahora, se ven amenazadas. Desde el Gobierno regional de Madrid se quiere una relajación de la tolerancia cero que se aplica en todos los espacios cerrados desde el 2 de enero de 2011. Ahora, Bruselas ha aplaudido esta dureza legislativa en un informe donde analiza la exposición al tabaquismo de todos los europeos. Además de España, la Comisión destaca los descensos en Polonia y Bélgica.

En el estudio El tabaco en la UE, que analiza la evolución desde 2009 hasta el año pasado, se constata que se ha producido una reducción global de las tasas de exposición real de los europeos: entre los ciudadanos que frecuentaron establecimientos de bebidas, la tasa de exposición descendió de un 46% a un 28%. Sin embargo, la exposición de los europeos al consumo de tabaco aún difiere mucho en los distintos países de la UE y queda un largo camino por recorrer para que una Europa sin humo sea realidad. Insto a todos los estados miembros a que intensifiquen sus esfuerzos para aplicar la legislación, felicito a los que han adoptado ambiciosas normativas en materia de entornos sin humo y pido a los demás a seguir su ejemplo, ha apuntado Tonio Borg, Comisario Europeo de Salud y Política de Consumidores, durante la presentación del informe. Esas diferencias entre los países llegan a tal punto que mientras la exposición en Suecia es del 3%, en Grecia se puede alcanzar hasta el 71%.

También es muy diversa la aplicación de la ley antitabaco en lugares pequeños como los coches. La Comisión Europea destaca que solo Chipre prohíbe por ley fumar en los vehículos si en él viaja un menor de 16 años, mientras que en Irlanda se ha propuesto una medida similar. No obstante, la protección del ciudadano contra el humo ha mejorado de forma notable. En 2012, un 28% de los europeos estaban expuestos al humo de tabaco en bares, lo cual supone una disminución del 46% con respecto a 2009. En España, ese descenso llegó a los 70 puntos. Además, el informe disipa las inquietudes existentes en relación con el impacto negativo de la prohibición de fumar sobre los ingresos de bares y restaurantes, al demostrar que el impacto económico ha sido limitado y neutro, y que incluso acabará siendo positivo. No obstante, también pone de manifiesto el retraso de algunos estados miembros por lo que se refiere tanto a la adopción de una legislación integral en materia de protección de la salud pública como al control de su cumplimiento.

Fumadores pasivos

La exposición pasiva al humo de tabaco es una fuente extendida de mortalidad, morbilidad y discapacidad en la UE. Según algunas estimaciones, el año pasado fallecieron en Europa más de 70.000 adultos debido a la exposición al humo de tabaco. Muchas de estas personas no eran fumadoras o eran trabajadores expuestos pasivamente al humo en sus lugares de trabajo.

La Comisión recuerda que el convenio marco de la Organización Mundial de la Salud para el control del tabaco insta a todos sus firmantes (176) a que garanticen una protección contra la exposición al humo de tabaco en lugares de trabajo interiores, medios de transporte público, lugares públicos cerrados, y, según proceda, otros lugares públicos. En 2007 se adoptaron directrices para ayudar a las partes a cumplir sus obligaciones.

En este contexto, el Consejo instó a los estados a introducir medidas para proporcionar una protección eficaz contra la exposición pasiva al humo del tabaco, a más tardar en noviembre de 2012.