El obispo de Alcalá dice que la reproducción asistida es un ataque a la familia

Arremete contra las operaciones de cambio de sexo, la manipulación de embriones y el feminismo 'radical'

EFEMADRID
El obispo de Alcalá de Henares (Madrid), Juan Antonio Reig./ Efe/
El obispo de Alcalá de Henares (Madrid), Juan Antonio Reig./ Efe

El obispo de Alcalá de Henares (Madrid), Juan Antonio Reig Pla, ha advertido hoy contra los ataques que, a su juicio, está sufriendo la familia desde "la ideología de género" y ha denunciado que ésta "niega el sustrato antropológico que sustenta al matrimonio y a la familia". "La familia nace de la unión sacramental de un solo hombre y una sola mujer abiertos a la vida; es la mejor escuela de sociabilidad y auténtico patrimonio de la humanidad", ha enfatizado al intervenir en el VI Congreso Mundial de las Familias.

Antes de abrir la sesión 'La familia al natural y la revolución contra la familia', Reig ha sido fuertemente ovacionado por el público, tras la polémica suscitada durante las últimas semanas por sus palabras sobre la homosexualidad durante una homilía, y ha recibido posteriormente un libro con 32.000 mensajes de apoyo. Reig, que ha titulado su intervención "La familia sin ideologías", ha comentado que se está produciendo una segunda fase de la "revolución sexual" marcada, ha dicho, por pasos perfectamente definidos: "Deconstruir la sociedad -ha dicho- a base de deconstruir el matrimonio y la familia. Deconstruir la educación y la cultura, deconstruir la persona y deconstruir las bases de las antropología cristiana".

El obispo de Alcalá ha opinado que el principal instrumento de la primera fase de esa revolución sexual fue la píldora anticonceptiva. En su opinión, los instrumentos en esta segunda son: "Las intervenciones de reasignación de sexo, la manipulación de embriones humanos, la reproducción asistida, la manipulación del lenguaje que pretende promover el feminismo radical y el relativismo moral". Además, ha alertado contra los síntomas de lo que ha llamado "ideología de género", y ha citado entre ellos "las uniones de personas del mismo sexo con posibilidad de adopción de niños, la reproducción asistida incluso en personas solteras y la llamada salud reproductiva".

Para evitar este "colosal desatino", ha dicho, es necesario partir de los fundamentos antropológicos recogidos en la teología del cuerpo de Juan Pablo II: la unidad sustancial cuerpo-espíritu y la redención del cuerpo. La sexualidad, ha señalado, es dimensión esencial de la persona, que vive su vocación al amor desde "la diferencia varón-mujer", además de elogiar "la virtud de la castidad". Reig ha destacado, así, el carácter institucional del matrimonio "natural", una institución "prevista por el Creador para la unión de los esposos y la procreación", y que las leyes, ha defendido, deben proteger.