Aula de Cultura de IDEAL

«Hay que reeducar el cerebro con argumentos, perseverancia y llevándole la contraria»

«Hay que reeducar el cerebro con argumentos, perseverancia y llevándole la contraria»
RAMÓN L. PÉREZ

El psicólogo Rafael Santandreu defiende en el Aula de Cultura de IDEAL que gran parte de los problemas emocionales son estímulos falsos que lanza la mente para defendernos

JORGE PASTORGranada

«Todos los miedos son infundados». Fue una de las múltiples aseveraciones que realizó ayer por la noche el psicólogo Rafael Santandreu en el Aula de Cultura de IDEAL, donde compareció por segunda vez este año después de su exitazo el pasado 20 de febrero -mucha gente se quedó en la puerta porque el aforo se completó-. Aseveraciones que engancharon al público desde que subió al escenario del auditorio del Parque de las Ciencias y comenzó a explicar cómo, desde la psicología cognitiva, se pueden solucionar problemas que pueden generar tanto desasosiego como la soledad. Más de 500 personas asistieron a esta charla, que contó con el patrocinio de la Fundación la Caixa.

Lo primero que hizo Santandreu fue pedir a los asistentes que pusieran sus juicios en suspenso para luego comprobar si la 'psicología cognitiva', el sistema que emplea para abordar sus terapias en consulta y que también es el hilo conductor de sus tres libros -más de un millón de ejemplares vendidos-, funciona según la experiencia de cada cual. Un método que consiste, básicamente, en comprender que realmente no nos afecta lo que nos sucede, sino lo que decimos acerca de lo que nos sucede.

Y para explicarlo comentó el caso de una mujer de 65 años, a la que llamó María, que se separó hace seis meses y que se sentía sola. «La soledad no existe», aseguró Santandreu, quien definió esa sensación como una «creencia irracional que nos hace sufrir y que, al desterrarla, desaparece como estado mental negativo». «Si algo sobra en este mundo -agregó- son personas; somos 7.000 millones y la previsión es que en 2050 seamos 10.000 millones». «Es imposible no salir a la calle y no encontrarte con gente maravillosa con un montón de ganas de amar», dijo el psicoterapeuta y divulgador catalán.

Santandreu insistió en el enorme poder que tiene el cerebro para crear síntomas como el dolor que nos condicionan hasta el extremo de producirnos estrés y ansiedad, y generar enfermedades 'falsas' que conllevan tratamientos farmacológicos como las migrañas. «La solución de María pasa por la renuncia, que es el camino hacia la fortaleza; darse cuenta de que nadie necesita compañía todo el tiempo». Una renuncia, según Santandreu, que es más importante en el caso de lo inmaterial que de lo material. «Hay que ser feliz con lo que se tiene», espetó. «Bajar muy bajo para subir muy alto».

«La soledad es una creencia irracional que nos hace sufrir. Al desterrarla desaparece» Rafael Santandreu Psicólogo

Controlar el cerebro

Santandreu centró gran parte de su intervención en la necesidad de controlar el cerebro para evitar que lance estímulos que generan desequilibrios psíquicos y físicos. «Las creencias emocionales están fuertemente arraigas en la mente, a la que tenemos que aprender a hablarle con convicción, argumentos y no seguirle la corriente, pero tratándola con cariño ya que no podemos agredirnos a nosotros mismos», dijo Santandreu. Esta es, bajo su punto de vista, la clave para entender la 'psicología cognitiva' y aplicarla a nuestro día a día para ser más felices y superar los baches de la vida.

El psicólogo explicó una serie de casos que evidencian ese poder de la mente y que, a partir de señales de advertencia como el dolor, condicionan nuestras existencias. Como el del obrero que acudió al centro de salud dando alaridos porque se había perforado el pie con un clavo y en realidad, después de quitarle la bota y proporcionarle analgésicos, se dieron cuenta de que la punta se había quedado entre los dedos.

O el del escocés que vivió sesenta años con una bala en la garganta sin saberlo. En este sentido defendió los estudios y avances sobre la 'neurología del dolor', que en un futuro ayudarán a conocer otros estímulos que provocan trastornos en las personas.

«La renuncia es un camino hacia la fortaleza; es más importante hacerlo a lo inmaterial que a lo materia» Rafael Santandreu Psicólogo