Y el puerto... ya es un poco más de todos

Paco Álvarez de la Chica, emocionado en su discurso. /JAVIER MARTÍN
Paco Álvarez de la Chica, emocionado en su discurso. / JAVIER MARTÍN

Álvarez de la Chica se despide de la Autoridad Portuaria rodeado de amigos que valoran su labor

Laura Ubago
LAURA UBAGOMOTRIL

Quienes conocen a Paco Álvarez de la Chica sabían que su despedida iba a ser de nudo en la garganta y agradecimiento constante. Después de estar cinco años al frente del puerto de Motril, numerosos representantes de instituciones –también del PP–, del tejido social granadino y empresarios quisieron decir un 'hasta luego' en calidad de amigos y con el corazón abierto a este hombre que ha tratado de dejar su esencia en la Autoridad Portuaria y dejarla un poco mejor de lo que se la encontró.

En la playa, junto al mar, en Motril, los amigos de Paco organizaron ayer una comida en la que se sucedieron los homenajes y que él remató con unas palabras emocionadas que contaron cómo ha escuchado a los demás durante esta etapa y cómo su objetivo ha sido que el puerto fuese un poco más de todos. De cada uno. Que en cualquier rincón de Granada supiesen que, si a la dársena motrileña le iba a bien, podían sentirse satisfechos y aliviados de poder beneficiarse de eso por extensión.

Paco Álvarez de la Chica ha sido presidente del puerto durante un lustro y con esta última etapa se retira –de momento– de la vida pública para dedicarse a su trabajo como funcionario de Educación. Este hombre, que ha sido consejero, que ha sabido aunar a todos, ayer recibió los abrazos de muchos cargos del PP que, además de un rival político, lo tienen por amigo. Este socialista de convicción fue reconocido por las estadísticas del puerto motrileño que han crecido de manera espectacular, pero sobre todo por haber trabajado bien, de frente, apoyándose en todos y disfrutando de los motrileños. «Ahora hasta entiendo casi todo lo que dicen», bromeó.

Álvarez de la Chica estuvo acompañado por el primer presidente del puerto, Ángel Díaz Sol, y su sucesor, José García Fuentes, con el que bromeó y al que le dijo que en el puerto pueden surgir muchos imprevistos y que lo importa es el trabajo diario apoyado en un equipo y en la gente de fuera, esos empresarios que apuestan por la dársena motrileña, como Francisco Lorenzo, gerente de Motril Shipping; Antonio Sabio, de Transportes Sabio; Daniel Sánchez, de Ronco y Cía; Fernando Santamaría y Javier Álvarez, de la naviera FRS; Jorge Fuentes de Hermanos Fuentes; o José Ángel Jiménez de López Guillén, entre otros tantos.

A Paco lo arroparon ayer representantes políticos como Pablo García, delegado del Gobierno de la Junta en Granada, el exsubdelegado del Gobierno, Paco Fuentes, Alejandro Zubeldia, Sergio Bueno, Sergio García Alabarce y Francisco Sánchez-Cantalejo o Plácido Lara.

Y de la casa portuaria y agradeciéndole el gran equipo que han formado estos años le acompañaron trabajadores del puerto como Belén Sánchez-Cantalejo, Javier Belén, Lorenzo Vera, Miguel Ángel Gamarra, Francisco González-Méndez, Laura Sánchez, José Antonio Pulido, Yolanda Gutiérrez, Vicente Tovar y Mónica Ruiz.

Los empresarios estuvieron representados por Trinitario Betoret, Antonio García y Ángel Gijón, que estuvo con Pedro Chicote, que también es amigo de Paco. Representantes de las fuerzas de seguridad agradecieron al presidente saliente su esfuerzo y su apoyo a la labor que hacen y también estuvieron, muy numerosos y cariñosos, los miembros de una tertulia de amigos que tiene De la Chica y a los que ha entusiasmado estos meses con sus temas portuarios.

Paco tuvo palabras especiales para sus hijos y su pareja, Silvia Romero, por el tiempo que les ha podido quitar con sus quehaceres del puerto y dijo sentirse muy orgulloso de haber trabajado estos cinco años en la dársena motrileña.

En nombre de IDEAL, el director Eduardo Peralta le dijo a Paco que había sido un placer disfrutar de su experiencia estos años como político, como gestor y como «buena persona». El jefe de Local, Quico Chirino, leyó una portada elaborada para la ocasión, en la que recordaba las aspiraciones juveniles de Paco por ser torero y lo bien que había llevado el timón del puerto. Estos momentos estuvieron inmortalizados por el fotógrafo Javier Martín.

Paco se emocionó al decir unas palabras, al verse rodeado de tanto cariño y agradecimiento. «Este puerto ha crecido más que ninguno y ese legado es vuestro. Quería conseguir que todos sintáis que es un poco más vuestro», expresó el desde hoy ex presidente de la Autoridad Portuaria, que ha estado cinco años integrado en la sociedad motrileña, visibilizando al puerto y dándole el impulso que necesitaba, respaldado por todo su bagaje. Esta ciudad no le olvidará y este puerto, su puerto –y el de todos– tampoco.