Un inédito paseo por el interior de las murallas del Albaicín de Granada

El delegado de Cultura de la Junta, Guillermo Quero; y el alcalde de Granada, Paco Cuenca, abren Puerta Monaita para enseñar el paseo sobre la Muralla Zirí. / RAMÓN L. PÉREZ

El recorrido que preparan todas las administraciones conectará el centro de la ciudad desde la Puerta de Elvira a través de Puerta Monaita y tras recorrer toda la Muralla Zirí, pasando por Arco de las Pesas y el corazón del Albaicín | IDEAL accede por primera vez a este paseo

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERAGRANADA

La cita es en Puerta Elvira, ese arco tan granaíno que tiene hasta dichos, como aquél que dice que «eres más de Graná que la Puerta Elvira». El alcalde quiere mostrar el futuro paseo por la Muralla Zirí y éste es un buen lugar para empezar. Desde la amplia plaza existente se ven recortadas, una sobre la otra, Puerta Monaita, arriba, sobre Puerta Elvira, abajo. Es ya una conexión desde Gran Vía que a través de Puerta Monaita llevará al paseante hasta el Arco de las Pesas, en el corazón del Albaicín.

Es un paseo nonato pero con largos años de historia, largamente proyectado y con demasiadas vicisitudes, todas negativas, que han impedido que todavía hoy no sea practicable. Pero todo apunta a que pronto lo será, en un horizonte que mira al año 2020, tan sólo dentro de dos años, dado el acuerdo alcanzado entre todas las administraciones.

Con la mirada puesta en la perspectiva que ofrece el Albaicín desde el Arco de Elvira, hay que tomar aire para encarar la Cuesta de Alhacaba y luego girar a la derecha hacia el Carril de la Lona. No son más de diez minutos de tramo, pero se hacen cuesta arriba porque son cuesta arriba.

Una vez ante la inmensa Puerta Monaita, con la ciudad colgando frente a ella, el alcalde de Granada, Paco Cuenca, empuña un pequeño llavero y se dirige al candado que cierra Puerta Monaita. Suena un ligero clic, la argolla vence y queda liberada. Ahora hay que tirar con fuerza de una barra de hierro oxidado de medio metro que cruza las dos hojas que cierran el acceso por Puerta Monaita a lo que fue durante siglos y hace mil la Alcazaba Qadima.

Atravesar Puerta Monaita es sumergirse en la historia de la ciudad que, al mismo tiempo, permite interpretarla y conocerla. El lugar, que llevará directamente al Arco de las Pesas, en Plaza Larga, lleva cerrado tantos años que no se conoce generación alguna del Albaicín o de Granada que pueda recordar el interior del lugar. Ahora, se recupera e integra par ala ciudad y para los turistas que vengan un recorrido único de singular belleza que integra el conocimiento de Granada y permite conocerla y visitarla de la mano de las piedras milenarias históricas. No es ningún mal plan.

La Muralla Zirí es uno de los tramos de la muralla del Albaicín. Este lienzo del siglo XI es uno de los monumentos más antiguos de la ciudad. Forma parte del núcleo originario de la ciudad islámica de Granada, donde se piensa que se ubicó la Qasaba Qadima o Alcazaba Vieja del monarca zirí Habus (1013). El Aljibe del Rey (siglo XI) y el Palacio nazarí de Dar al Horra (siglo XV) se encuentran en este mismo entorno.

Una apuesta por la ciudad

La apuesta por Granada es clara. Y ahora es cuando se ha despejado completamente. El proyecto del paseo tuvo su origen en el Plan Especial del Albaicín de 1990 que proponía un paseo lineal intramuros. En 1998 se anunció su puesta en marcha. En 2003 se aprobó el convenio de cofinanciación entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada. En 2006 ya se habían desarrollado dos proyectos independientes, uno para cada uno de los tramos existentes.

El proyecto para el tramo desde Puerta Monaita a Aljibe del Rey nunca se puso en marcha. Sin embargo, ese mismo año se inició la construcción del tramo de Puerta de las Pesas a Aljibe del Rey. En 2007 se paralizó, dejando a medio construir unas estructuras de hormigón. Por entonces el total de la inversión realizada ascendía a más de medio millón de euros. En 2009 se consideró que el proyecto era definitivamente inviable.

Y ahora, las buenas noticias. En abril de este mismo año el entonces secretario de Estado de Cultura anunció en Granada que las tres administraciones -Ministerio de Cultura, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Granada, estaban unidas para completar el proyecto de musealización de las Murallas del Albaicín, desde la puerta de las Tres Caras-Arco de las Pesas hasta la Puerta Monaita, para que se puedan recorrer y visitar en prácticamente su totalidad.

Mientras todo se arregla y llega 2020, el alcalde, Paco Cuenca; y el delegado de Cultura de la Junta, Guillermo Quero, pasean por el paño de la Muralla Zirí y contemplan unas vistas exclusivas, que pronto encandilarán a granadinos y foráneos. Y recuerdan: «Desde aquí se ven las mejores puestas de sol del mundo».

 

Fotos

Vídeos