PP y PSOE remarcan sus diferencias económicas y alejan la aprobación del presupuesto de 2019

PP y PSOE remarcan sus diferencias económicas y alejan la aprobación del presupuesto de 2019
RAMÓN L. PÉREZ

Los populares exigen que se amortigüe la subida del 4% del IBIpara este año y el gobierno local reclama el apoyo de su medida para suavizarlo un 1%

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZ

El grupo popular en el Ayuntamiento de Granada formalizó ayer una alegación a la ordenanza fiscal con la que el equipo de gobierno pretende suavizar la subida del 4% del Impuesto deBienes e Inmuebles para las familias y ocho mil empresas a costa de incrementárselo a las sociedades más importantes de la capital. Los populares remarcaron ayer su negativa a la pretensión del gobierno de Francisco Cuenca de subir «un 10% a las empresas granadinas en los distintos usos diferenciados», mientras que el portavoz del equipo de gobierno, Baldomero Oliver (PSOE), aseguró que el rechazo del PPa esta modificación en la ordenanza fiscal se debe a que actúa «al dictado de los grandes constructores de la ciudad».

El concejal popular Francisco Ledesma reprochó al gobierno socialista que emplee la «trampa torticera» de «vender» que se le va a reducir el 1% del IBI a todos los granadinos y afirmó que el PSOE «nos ha llevado a una inacción de gobierno en materia económica, no hay presupuesto ni se le espera, ha triplicado el periodo medio de pago, superando los 190 días y, encima, grava a los proveedores con un 10%». En su opinión, «este ayuntamiento tiene más de 3.000 proveedores que son empresas, la inmensa mayoría granadinas y encima de no pagarles», este gobierno municipal socialista «le sube los impuestos». En esta misma línea recordó que el PP ha tendido la mano al PSOE para sacar adelante unos presupuestos siempre y cuando no se subiesen los impuestos a los granadinos, algo que el PSOE «ha desoído».

El PP «sí respalda» que se baje el 1% en el tipo general del IBI a los granadinos, pero también recordó que ya podrían estar disfrutado del mismo si en su momento el PSOE hubiese respaldado el plan de ajuste presentado por el PP en 2012 en el que se proponía la actualización de los valores catastrales y la bajada del tipo impositivo «que hoy nos presenta el partido socialista». El PSOE, entonces en la oposición, se negó «rotundamente» por lo que Ledesma les reprochó a los socialistas que su propuesta llegue «cinco años tarde».

Baldomero Oliver criticó con dureza que los populares hicieran referencia a la falta de apoyo de los socialistas en el año 2012, ya que durante ese mandato el equipo de gobierno de José Torres Hurtado (PP) disponía de una amplia mayoría absoluta con 16 concejales. Oliver calificó «de juzgado de guardia» las tesis económicas defendidas actualmente por PP –y también Cs– y recordó que el presupuesto tiene «condicionantes» como el pago de «sentencias que nos están cayendo por las políticas urbanísticas de los últimos quince años». Sobre el presupuesto, el concejal de Economía recordó que el equipo de gobierno «ya ha dicho» como cuadraría el presupuesto de 2019 e invitó a los populares y a Cs a que tengan «el coraje y la inteligencia» de decir cómo «lo van a hacer» porque Granada «no se merece lo que están haciendo con ella ambos partidos».

En su intervención de ayer en rueda de prensa, el responsable económico del PP en el Ayuntamiento, Francisco Ledesma, recordó que la entrada de la ley de Estabilidad Presupuestaria permitió a los ayuntamientos convertir la deuda comercial en financiera, logrando que el dinero se le debía a las empresas pasara a debérsele a los bancos. Como resultado «se realizó un pago a proveedores que posibilitó bajar por primera vez en la historia el periodo medio de pago y alcanzar la estabilidad presupuestaria en el año 2012», mientras que en paralelo se adquirían otros compromisos de pago con las entidades bancarias. Estas nuevas reglas del juego conllevaban un plan de ajuste «con medidas restrictivas» y que ha hecho que hasta el 2015 el PP haya tenido «realizar una economía de guerra». De esas medidas «ha estado viviendo hasta ahora el PSOE», aseguró.

Francisco Ledesma manifestó, respecto a la ordenanza fiscal del IBI, sobre la que se podrá discutir como mucho hasta el mes de febrero, que el gobierno de Cuenca «alega» que esa subida del 10% del impuesto solo se efectuará «a las grandes compañías», pero le recordó que los trabajadores de dichas empresas pagan sus impuestos y residen en la ciudad por lo que se verían también perjudicados por dicho incremento. Además también alertó sobre la posibilidad de que subirle los impuestos a las empresas pueda provocar que éstas se vean obligadas a hacer ajustes en los salarios que pagan a sus trabajadores. A juicio de Ledesma, «empresa es sinónimo de empleo y riqueza para Granada por lo que esta subida de impuestos que pretende realizar el gobierno socialista que dirige Francisco Cuenca supondría castigarlas», a pesar de que la mayoría del tejido productivo granadino «está compuesta por micro, pequeñas y medianas empresas que podrían verse perjudicadas con este incremento propuesto por el gobierno local».

Oliver insistió en que la medida propuesta por su equipo de gobierno es la única opción real que hay para que se pueda producir una rebaja de impuestos y cuadrar los gastos sobrevenidos del año 2019. El titular del área económica de la ciudad recordó que con el presupuesto prorrogado de 2015 «hemos tenido que atender al pago de intereses de demora que el año pasado ascendieron hasta los dos millones de euros». Aparte añadió que habrá que tener en cuenta la subida salarial de los funcionarios, que obligará a la ciudad a generar varios millones de euros que no estaban previstos en el último presupuesto acordado por el pleno municipal.

Más reuniones

El PSOE sigue sin renunciar a la aprobación del presupuesto municipal antes de que finalice el mandato, a pesar de que los plazos con los que cuenta cada vez son más cortos. Para ello, convocará «más reuniones» con el resto de grupos políticos para tratar de alcanzar un acuerdo. «Tengo curiosidad por saber cual es el planteamiento de PP y Cs», valoró Oliver. Todavía no hay un expediente formal de cuentas para 2019, por lo que en el mejor de los casos el presupuesto no se podrá debatir hasta el pleno del mes de febrero.