PSOE de Granada: Una victoria que duele más que una derrota

PSOE de Granada: Una victoria que duele más que una derrota
PEPE MARÍN

«Hemos dado la cara, pero no ha sido suficiente lo que hemos hechos. 45.000 ciudadanos nos han abandonado», lamentan

Carlos Morán
CARLOS MORÁNGRANADA

Hay victorias que duelen más que las derrotas. El PSOE lo sabe bien. Consiguió cuatro escaños por Granada en el Parlamento de Andalucía y fue el partido más votado en la provincia, pero nadie confiaba en que ese pírrico triunfo les sirva para retener el gobierno de la Junta. «Las derechas siempre se juntan», decía un destacado militante al final de una noche electoral desangelada.

Instantes antes, y de acuerdo con el mensaje que había transmitido Susana Díaz desde el Sevilla, el secretario general del PSOE de Granada expresó su descontento por el resultado obtenido por su partido en la provincia y su consternación por la entrada del «fascismo», en alusión a Vox, en el Parlamento de Andalucía. «Estamos preocupados porque el fascismo ha entrado en el Parlamento, una derecha racista.Y nos preocupa que los partidos constitucionalistas estén dispuestos a pactar con una formación que se ha declarado de extrema derecha. Hay que apelar a la responsabilidad de los partidos constitucionalistas nos sentemos a hablar para que hay un gobierno que diga que no a los postulados de la extrema derecha. En Granada.Aspirábamos a mantener los cinco escaños. No estamos satisfechos. Hemos dado la cara, pero no ha sido suficiente lo que hemos hechos. 45.000 ciudadanos nos han abandonado. A la espera de hacer un análisis más sosegado, seguiremos en el mismo sitio: defender los intereses de los ciudadanos y trabajar por el futuro de Andalucía y de Granada. Hemos cumplido uno de los objetivos: hemos sido el partido más votado, pero tenemos que hacer una reflexión seria y sosegada.