La vida en un pueblo 'aislado' de la red

El farmacéutico explica a un vecino que no le puede dar las medicinas recetadas. / JAVIER MORALES

Una avería en un equipo que transmitía la señal de Internet ha paralizado la rutina en Morelábor

Javier Morales
JAVIER MORALES

Moreda y Laborcillas han permanecido tres días fuera de la ‘red de redes’. El corte –solucionado en la mañana del viernes, según Telefónica– empezó a hacerse notar el miércoles y ha paralizado el final de la semana laboral en Morelábor. En Moreda, localidad donde se sitúa el Ayuntamiento, pagar recibos, sacar dinero o comprar una caja de pastillas han sido tareas imposibles a causa de la avería de un equipo de telecomunicaciones, que no ha afectado a la telefonía fija ni a las redes de Internet móvil.

En las primeras horas de la mañana de ayer, las conversaciones en la cola de la caja de ahorros, la oficina del Ayuntamiento, la farmacia o el consultorio médico empezaban con signo de interrogación:"¿Todavía no tenemos Internet?" Respondían las pantallas con un "servidor no encontrado", "no se puede acceder a la página" o un escueto "sin red". De nada sirvió el ‘presunto’ solucionador de problemas de los ordenadores, reiniciar los routers una y otra vez ni llamar a los servicios técnicos. "Siempre hablas con una máquina, en cuando dices la palabra avería se acabó todo y sale una locución", protestaba Cristóbal tras el mostrador de la farmacia del pueblo.

"Estamos abandonados en los Montes Orientales, no miran nada por nosotros" JOSÉ MONTALVO, ALCALDE DE MORELÁBOR

Él, aseguraba, empezó a tener problemas con la red el martes:"Tres días sin Internet es totalmente inaceptable (...) Llevo tres días sin poder atender a los pacientes del pueblo porque Receta XXI (es el sistema de prescripción electrónica de medicamentos que utiliza el Sistema Andaluz de Salud) funciona con Internet, y no tenemos. Vienen, piden su medicación, pero no se les puede dar". Mientras explicaba el problema a uno de los vecinos, una de las lucecillas de su router que llevaba apagada desde el martes recobró el color verde: Internet ya estaba de vuelta. De todos modos, se mostraba receloso:"A ver si viene para quedarse o se vuelve a ir..."

La otra cara del bloqueo de las recetas se observaba en el consultorio médico, con la sala de espera a rebosar a media mañana. Los pacientes que allí aguardaban turno no sabían si podrían salir de la consulta con la prescripción cargada en su tarjeta sanitaria. La interrupción del servicio afectó, directa o indirectamente, a todos los vecinos de Morelábor, tuvieran o no Internet en sus viviendas.

Sin luces de noche

El corte de Internet ha coincidido, además, con un problema de suministro eléctrico. El alumbrado público también falla desde hace tres noches, sospecha la Policía Local que por algún ‘enganche’ ilegal que tratan de localizar.

Ala entrada de la consulta, Isabel, que no tiene conexión a Internet en casa, se quejaba de que su marido no había podido sacar dinero esa misma mañana. En la oficina de Caja Rural, Pepa despachaba a los clientes con los brazos abiertos y un "no puedo hacer nada". "Con problemas llevamos tres días, pero hoy  (por ayer) es el único día en el que no se ha podido funcionar. Es la una menos veinte y nada", resumía a IDEAL. De nada servían las llamadas a la teleoperadora: la única solución que podía ofrecer a los vecinos era la invitarles a acudir a la oficina de Píñar, a un cuarto de hora.

Mensaje de error en los ordenadores del Ayuntamiento.
Mensaje de error en los ordenadores del Ayuntamiento. / J. M.

Menos margen de maniobra tenían en la oficina del Ayuntamiento. La auxiliar administrativa del consistorio, Mari Ángeles, certificaba que desde tres días atrás no podía utilizar la Red Mulhacén, el sistema de gestión informática de la Diputación de Granada que manejan los ayuntamientos con menos de 20.000 habitantes. Llamó a la institución provincial en busca de soluciones. Pero nada. Fuentes de la Diputación explicaron a IDEAL que el problema no estaba en esta red, sino en el suministro, tal y como posteriormente confirmó el servicio de prensa de Telefónica.

"Hay pagos suspendidos, y también el 90% de la gestión administrativa en el Ayuntamiento" JOSÉ TORRES, SECRETARIO DEL AYUNTAMIENTO

Ni el padrón, ni los correos electrónicos, ni el registro de entrada... Nada funcionaba en el Ayuntamiento –aunque a final de la mañana también el router empezó a dar señales de vida–. José, el secretario interventor, se resignaba: "Se puede hacer poquísimo, porque la Red Mulhacén la soporta Movistar y ha fallado". Incluso el programa de contabilidad, que no requiere Internet, estaba bloqueado por una incidencia que no podía resolver sin asistencia técnica a través de la red. "Hay pagos suspendidos, y también el 90% de la gestión administrativa".

Por teléfono, el alcalde del municipio, José Montalvo (PP), lamentaba que estaban "incomunicados" y que "no habían podido pagar las nóminas ni hacer ningún pago". En plena transición de mes –punto y final de la cuesta de enero–, este tipo de problemas se hacen más difíciles de llevar. "Estamos abandonados en los Montes Orientales, no miran nada por nosotros. En estos pueblos, pequeños, con pocos habitantes, si hay cualquier fallo de luz, Internet o cualquier otra cosa, deben arreglarlo lo antes posible"

Los vecinos se preparaban ayer para la gran nevada prevista para este domingo. Y esperaban impacientes a que las lucecitas de los routers volvieran al verde en todos los epicentros de la vida en el pueblo.