Vecinos de Busquístar participarán en la III Degustación Gastronómica con platos caseros con recetas de sus antepasados

Vecinos de Busquístar participarán en la III Degustación Gastronómica con platos caseros con recetas de sus antepasados

Los fondos que se recauden en este evento irán destinados a la rehabilitación de la iglesia consagrada a San Pedro y Santiago

RAFAEL VÍLCHEZ

Busquístar se prepara para celebrar la III Degustación Gastronómica el día 13 de agosto a partir de las siete de la tarde en la Plaza del Ayuntamiento. Los vecinos y vecinas de este primoroso pueblo, célebre por sus jamones y chacinas, pan casero, lugares de tapeo, senderos, arquitectura, festejos, grupo de teatro, productos del campo… se encargarán de elaborar platos caseros con recetas heredadas de sus antepasados. Los fondos que se recauden irán destinados a la rehabilitación de la iglesia consagrada a San Felipe y Santiago.

La iglesia de Busquístar, según algunos estudiosos, fue construida probablemente en la primera mitad del siglo XVI. La iglesia es de planta rectangular, con nave, crucero sin desarrollar en los laterales y capilla mayor, cuadrada; cubiertas por bóvedas de medio cañón, con lunetos, cúpula de media naranja y armadura moderna, respectivamente.

Según Mónica Santiago Martín «la iglesia de Busquístar debió de construirse en el segundo tercio del siglo XVI y fue quemada en la Rebelión de los Moriscos, diciéndose misa en 1578-78 'en una de las antiguas que se está cayendo…', y que probablemente se trataría de una mezquita. A finales de la centuria se reedificó, haciendo en 1601 Luis de Barrionuevo las armaduras. En 1618 se mandó reparar la armadura, siendo Alonso López Zamudio el encargado de hacer la obra», indicó.

«En la primera mitad del siglo XVIII continuaron los problemas con la armadura y a finales del siglo necesitaba agrandarse. Es posible que la iglesia actual se levantara en la primera mitad del siglo XVIII, teniendo las mismas medidas en el reconocimiento de Fernando Bravo. No obstante, fue reparada a fondo en 1858 y de nuevo en 1863-1864, derribando la torre, bóvedas y tejados, y volviéndose a hacer», según Mónica Santiago.