La historia a través de Trevélez, el pueblo de los jamones

La historia a través de Trevélez, el pueblo de los jamones

Este municipio alpujarreño, situado a 1476 metros de altitud sobre el nivel del mar, data desde el tiempo de los romanos y es famoso por sus jamones

RAFAEL VÍLCHEZ

La cota más alta de la Alpujarra se encuentra en Trevélez un pintoresco municipio situado a 1.476 metros de altitud sobre el nivel del mar. Trevélez posee tres barrios: Alto, Medio y Bajo. Trevélez está situado en la parte septentrional de La Alpujarra, a unos 97 kilómetros de Granada capital.

Trevélez limita con los municipios de Güéjar Sierra, Jérez del Marquesado, Bérchules, Juviles, Busquístar, Pórtugos y Capileira. Trevélez posee una roca en el monte del pueblo, con inscripciones que aún no se han podido descifrar seguramente nos hable de un poblado neolítico o cuanto menos anterior a la llegada de los romanos a España. No obstante el origen cierto es desconocido, pero su nombre, procedente del término latino 'inter-valles' y de la existencia de algunos restos del siglo III permiten aseverar un origen romano, según relata un estudio para una guía de Trevélez elaborado por el Grupo SIP de Cabra (Córdoba).

Con la llegada de los árabes se configura el actual Trevélez, con las características que presenta el municipio. El sistema de regadío perfeccionado por los árabes contribuyó a configurar el paisaje que actualmente vemos, con cultivos en terrazas, una vega alrededor del pueblo y el núcleo de población dividido en tres barrios. Esta herencia perdura en muchos aspectos, pero sobre todo en la forma de construcción. En la época de los Reyes Católicos, y en la Guerra de Conquista del Reino de Granada (1482-1492), los ejércitos cristianos se adentraron en La Alpujarra, pero no llegaron a Trevélez.

Aunque en 1492 se toma Granada, a Trevélez apenas llegaron cristianos y la población siguió siendo musulmana. En 1500 rompiendo las famosas capitulaciones de Santa Fe, los Reyes Católicos obligan a ésta población a bautizarse. De esta manera aparecen los moriscos, nombre que designa a los musulmanes teóricamente convertidos al cristianismo, pero que profesan su antigua religión en secreto. Las tensiones se recrudecen y finalmente estallan en la cruenta Guerra de la Rebelión de los Moriscos (1568-1572).

En Trevélez los moriscos se alzan y muchos se dirigen a la sierra para actuar como bandoleros contra las tropas cristianas. Con la derrota definitiva de los moriscos, el Rey Felipe II decide expulsarlos del Reino de Granada. Pero para evitar la despoblación del territorio se buscan nuevas personas que pueblen Trevélez. Concretamente hasta el pueblo vinieron bastantes personas del Norte de la Península, aunque también acudieron gentes de Murcia, Castilla…

En el siglo XVII la repoblación se afianza y la vida transcurre de forma pacífica y aislada. Es a finales del siglo XVIII cuando empiezan a aparecer viajeros y exploradores en Sierra Nevada, y para ello acuden a Trevélez, lugar desde donde parten para sus viajes.

Trevélez constituye un municipio con lugares de enorme interés cultural, arquitectónico y paisajístico. Cuenta con la iglesia parroquial de San Benito, del siglo XVIII, reformada tras la Guerra Civil, en la que existen las imágenes de la Virgen de las Nieves, de San Antonio… Trevélez es ideal para realizar paseos y visitar sus fuentes tradicionales. Trevélez posee también una gran tradición festiva con numerosas fiestas a lo largo del año. En las fiestas de San Antonio tiene lugar la representación de 'Moros y Cristianos', una de las mejores de Andalucía. También es muy célebre y famosa la romería al Mulhacén de la Virgen de las Nieves que tiene lugar el 5 de agosto. El formidable y admirable Roberto Balboa, nacido en Guadix, es un entusiasta de Trevélez Desde hace décadas visita el pueblo, antes cuando era soltero y después con su familia.

Desde hace muchísimos años el municipio de Trevélez es famoso en España y en otros países por sus excelentes jamones. Actualmente Trevélez dispone de importantes saladeros-secaderos de jamones, fábricas de embutidos, bares y restaurantes, oferta turística y deportiva, comercios de todas clases, panaderías, tinaos, fuentes y pilares, carnicerías, mesones, carpintería de puertas rústicas, camping, rutas a caballo… Al célebre y famoso pintor granadino José Ortuño (ya fallecido) le encantaba visitar los lugares más preciosos de Trevélez para plasmarlos en sus lienzos de lino. Y lo mismo le ha pasado al gran artista Juan Roex y a otros célebres pintores como, y por ejemplo, el prestigioso Fernando González.

Trevélez tenía 776 almas en 2016. En estas fechas veraniegas muchos vecinos, turistas y visitantes se acercan a la poza del río que hay junto al puente para refrescarse y darse un chapuzón. Todos los bares y restaurantes de Trevélez son estupendos: Casa Julio, Los Rosales, La Fragua, Alcazaba, Haraicel, Pepe Álvarez, González, Mesón Joaquín, El Goterón, Mesón del Jamón, entre otros. En el pueblo se pueden adquirir a buen precio embutidos de gran calidad elaborados con recetas ancestrales y tradicionales. Trevélez es uno de los lugares más visitados de la Alpujarra porque tiene mucho encanto y sus gentes están acostumbradas a recibir a los turistas y visitantes con mucha profesionalidad y delicadeza.