Susana Díaz, en Santa Fe: «Andalucía ha dicho que es de izquierdas. Moreno es presidente... por ahora»

Susana Díaz, durante el acto electioral en Santa Fe./Ramón L. Pérez
Susana Díaz, durante el acto electioral en Santa Fe. / Ramón L. Pérez

La secretaria general del PSOE-A acusa al «'trifachito'» de convertir Andalucía «en el patio trasero de los caídos de Casado» por haber fichado para la Junta al catalán Enric Millo

CARLOS MORÁN y JAVIER F. BARRERAGRANADA

Llegó Susana Díaz a Santa Fe con media hora de retraso y la voz rajada. Normal. Según contó la máxima responsable del PSOE andaluz a los seguidores que abarrotaban el salón de actos del Instituto América de la localidad, antes de recalar en la villa de las Capitulaciones, había estado 'mitineando' en cuatro municipios de la vecina provincia de Almería.

Aun así, y tras pedir agua para aplacar la ronquera, se empleó a fondo en criticar al «'trifachito'», que es como llaman en el PSOE a la alianza entre el PP, Ciudadanos y Vox que gobierna la comunidad. «En solo cien días (que es el tiempo que ha transcurrido desde que «las derechas» se hicieron con el timón de la Junta), Andalucía les ha dicho que es de izquierdas», proclamó Díaz tras felicitarse por los resultados de las elecciones generales del pasado 28A, que dieron la victoria a su partido e impidieron que el PP, Ciudadanos y Vox sumaran para gobernar, que es lo que pretendían. «España es más decente después del 28A», aseveró la expresidenta de la Junta, que también auguró un futuro corto en el cargo a su sucesor, el popular Juan Manuel Moreno Bonilla. «Es el presidente de la Junta... por ahora», afirmó.

Con todo, alertó de que las «derechas», si le dan los números, reproducirán el modelo andaluz en los ayuntamientos y las diputaciones tras los próximos comicios del 26 de mayo, por lo que arengó a los suyos para que no bajen la guardia y se mantengan movilizados.

En este sentido, Díaz estuvo en Santa Fe para participar en la presentación de la candidatura del PSOE de esa localidad, una lista que encabeza Manuel Gil. En el acto, que también contó con la presencia, entre otros, de José Entrena, secretario general del PSOE de Granada, Díaz se mostró escandalizada por la decisión del gobierno de la Junta de entregar «a la extrema derecha» de Vox la «lista negra de los trabajadores que salvan las vidas» de las andaluzas víctimas de la violencia machista. Para la expresidenta, esa actitud demuestra que el PP y Ciudadanos son rehenes de Vox. Sobre este último partido, y en alusión al anuncio en el que sus dirigentes aparecían montados en corceles, Díaz dijo que «el caballo» resultó «ser un pony».

«Nos han quitado mil maestros y han bajado los impuestos a trescientas personas», agregó la máxima responsable del PSOE, antes de acusar a Moreno Bonilla de haber «convertido Andalucía en el patio trasero de los caídos de Casado» por la decisión de la Junta de fichar al catalán Enric Millo.