Sufre inundaciones de aguas residuales en su casa de Iznalloz por una obra mal hecha

IDEAL

La propietaria denuncia el abandono del Ayuntamiento ante un problema que «daña los inmuebles y la salud» de su familia

P. GARCÍA-TREVIJANOIZNALLOZ

En casa de Antonia Fernández, en la calle Gracia de Iznalloz, tiemblan cada vez que llueve. La red de alcantarillado usada para el drenaje, recogida y transporte de las aguas residuales presenta una deficiencia en su canalización y el barro y la suciedad «sale a borbotones» por los sumideros, los desagües y el inodoro del cuarto de baño, inundando todo el hogar.

Las riadas de agua de la red de saneamiento no sólo han causado desperfectos en el inmueble, sino que perjudican a la salud de los inquilinos y provocan malestar en el hijo menor de Antonia, que sufre ataques de ansiedad cuando tienen lugar las inundaciones.

La vecina denunció formalmente en el Ayuntamiento de la localidad la situación que vive en su domicilio, pero no ha obtenido una explicación. «He estado un mes detrás del Ayuntamiento y no han dado la cara. He presentado varias quejas y no me han dicho nada agradable», declaró compungida. «Me han pedido que haga un listado de daños y hoy, precisamente, han mandado a varios operarios que están abriendo la calle para ver dónde está la avería». «No han dado todavía con el daño y sigo esperando una solución», agregó esta vecina de Iznalloz.

La mujer achaca el problema a una reforma que se produjo en la vía y el sistema de saneamiento en el año 2017. «El año pasado hicieron obras en la calle y pusieron tuberías para canalizar el agua, pero dejaron un tramo sin cañerías, donde cae justamente mi cuarto de baño, y por eso el agua y toda la basura de la calle no puede seguir su recorrido y acaba en mi casa. La única salida que tiene es mi servicio». Además, asegura que la situación se agrava por el atranque que hay en el alcantarillado, que dificulta más el paso del agua por la red.

En el último mes de agosto, Antonia Fernández ha hecho frente a tres inundaciones esporádicas. La última tuvo lugar el martes. Esta vez no fue provocada por las precipitaciones. Sus vecinos limpiaron las cocheras y el agua, a través de la red de drenaje, fue a parar a su casa al no encontrar otra vía.

«No es el problema solo de que llueva, cualquier agua que pase por la calle, al estar cuesta abajo y como la alcantarilla está atascada, acaba en mi casa. Es la única salida que encuentra en todo el recorrido», lamentó. «Llevo 15 años en esta casa y en esos años ha llovido un montón. Con el otro sistema no pasaba. Y desde que el año pasado el Ayuntamiento acometió la reforma y pusieron los tubos en la calle, mi casa se llena de agua. Después de que lo hicieron todo mal, las consecuencias las sufre mi familia. Necesito una solución con urgencia».

Reforma fallida

Las inundaciones han provocado daños en el domicilio, recién reformado, y las enseres personales, además de la humedad que se extiende por las paredes: «Es un desastre. La cocina, los muebles, la lavadora, la secadora la tuve que tirar porque se quemó, los cojines, el sofá, la televisión, etc. todo hecho un asco». «Tengo humedades en las paredes y filtraciones en el suelo. Reformé el cuarto de baño hace poco y ha reventado, las tuberías tendrán que ponerlas nuevas. La peste es insoportable, en casa no puedo comer y mi hijo chiquitito, de diez años, ha tenido que ir al médico por el estrés y lo mal que lo pasa. Estamos preocupados por nuestra salud», sentenció esta vecina de Iznalloz.

Fotos

Vídeos