El Restaurante 'La Cumbre' ha catapultado el nombre de Molvízar al panorama gastronómico español

El Restaurante 'La Cumbre' ha catapultado el nombre de Molvízar al panorama gastronómico español

De los fogones de Vicente y Francisca han salido en las últimas cuatro décadas platos para atender a importantes personalidades de la música, el teatro, las finanzas, el arte, la política, etcétera

RAFAEL VÍLCHEZ

La atención y el servicio es sobresaliente, fantásticos camareros rápidos y atentos en todo momento. La comida extraordinaria. Espectacular ambiente. Amplia carta de vinos con bastantes referencias. El Restaurante 'La Cumbre' de Molvízar ofrece una cocina con materias primas de gran calidad. 'La Cumbre' posee un espacio muy atractivo y original que sabe diferenciarse de los demás. Un espléndido local con el particular estilo de Vicente González García y su esposa Francisca Puentedura Jiménez. 'La Cumbre' ha catapultado el nombre de Molvízar al panorama gastronómico.

Vicente nació en Guájar Alto hace 62 años. Vicente es el mayor de los seis hijos de Diego 'El de las cimas' (ya fallecido) y Carmencita la de Antonio 'El barbero'. Vicente estudió tres años en los Agustinos Recoletos de San Sebastián, en Martutene. El servicio militar lo realizó en Aviación, en Motril. Cuando cumplió 21 años contrajo matrimonio con una de las mujeres más bellas de Lobres, Francisca Puentedura Jiménez, y fruto de esa unión nacieron cinco hijos. En un principio Vicente y Francisca montaron en Lobres el 'Mesón Vicente'. En ese lugar estuvieron trabajando con mucho éxito dos décadas. Después se trasladó esta familia al término municipal de Molvízar, junto a la carretera, para abrir el Restaurante 'La Cumbre', que ha cumplido veinte años de vida. Este negocio abre todos los días.

'La Cumbre' posee una gran zona de aparcamiento. El menú diario cuesta diez euros. También se puede comer a la carta. Está especializado este restaurante en carnes a la brasa, choto al ajillo, potajes de hinojos, pucheros, paella, migas, bacalao, pulpo seco, etcétera. Los exquisitos embutidos son adquiridos en 'Carnicería David' de Pinos del Valle. La verdura que gasta este establecimiento la produce Vicente en su huerto. Vicente cosecha también aguacates, mangos y chirimoyos. El horno, alimentado con carbón de encina, funciona todo el día. Los clientes de Vicente y Francisca proceden de España y otros países. Este matrimonio apuesta siempre por la calidad y el buen trato. Muchos artistas han pisado este establecimiento como Lolita Flores, María Carrasco, etcétera.

De sus fogones de 'La Cumbre' han salido platos para atender también a importantes personalidades del mundo de la cultura, el arte, las finanzas, el cine, la música, el cante, las Fuerzas Armadas, la política, las empresas, etcétera. Los platos de 'La Cumbre' son abundantes, de los de quedarse satisfecho. Vicente el de 'La Cumbre' tiene un corazón a semejanza de su cuerpo. Su trato es cercano, entrañable y admirable. Los sabores de sus platos obedecen a ese tipo de cocina casera, hecha con mimo. Lo mejor es dejarse aconsejar. En 'La Cumbre' se respira buen ambiente. Quien lo pisa por primera vez repite y pasado un tiempo se convierte en un cliente y amigo de Vicente.