Un pregonero de lujo para las fiestas de Mecina

Francisco Pérez (d), pregonero de este año, junto al secretario del Ayuntamiento de Alpujarra de la Sieerra, José Vicente Oliver. /
Francisco Pérez (d), pregonero de este año, junto al secretario del Ayuntamiento de Alpujarra de la Sieerra, José Vicente Oliver.

El científico, investigador, profesor, catedrático de Medicina, exdecano de Asuntos Hospitalarios de la Facultad de Medicina de Córdoba… Francisco Pérez, con raíces en la Alpujarra, pronunciará el pregón de las fiestas de San Miguel en Mecina Bombarón

RAFAEL VÍLCHEZ

El exdirector científico del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), y actualmente investigador emérito en esta institución, Francisco Pérez Jiménez, pronunciará el pregón de las fiestas de San Miguel en el municipio alpujarreño de Mecina Bombarón donde posee una casa para veranear y descansar cuando el tiempo se lo permita con su esposa Carmen, sus cuatro hijos y sus siete nietos. Aunque nació en Atarfe en 1947, Francisco Pérez, acudió con su familia desde pequeño a Mecina Bombarón para estar con su abuela que era panadera. Los abuelos de su mujer también eran alpujarreños.

Licenciado en 1970 en Medicina por la Universidad de Granada, Francisco Pérez, realizó la residencia de Medicina Interna en el Hospital Universitario La Paz (Madrid). Se doctoró en el Departamento de Bioquímica de la Universidad Autónoma de Madrid. Becario de la Fundación Fullbright en la Universidad de Georgia (Augusta EEUU) y profesor visitante en los años 1990 y 1992 en el Human Nutrition Research Center on Aging, de la Universidad de Tufts (Boston, EEUU).

Francisco Pérez trabajó como médico adjunto en el Hospital La Paz de Madrid (1974-1977). En 1977 se incorporó al Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, después fue jefe de sección y jefe de Servicio de la Unidad de Gestión Clínica de Medicina Interna y director de la Unidad de Lípidos y Arteriosclerosis.

En 1983 ingresó como profesor adjunto de Patología y Clínica Médicas en la Universidad de Córdoba. En 1989 obtuvo el cargo de Catedrático de Medicina. En 2000 fue nombrado vicedecano de Asuntos Hospitalarios de la Facultad de Medicina, y fue decano hasta 2005 en dicha facultad. También ha sido coordinador de programas de doctorado de la Universidad de Córdoba y desde 2001 es responsable del Programa 'Nutrición y Metabolismo', de carácter interuniversitario y reconocido con mención de calidad por el Ministerio de Educación.

Investigador principal de más de 50 proyectos de investigación, como del CIBEROBN e investigador co-responsable del grupo del IMIBIC de Nutrigenómica, Síndrome Metabólico y director del grupo de investigación Nutrición y Enfermedad, del Plan Andaluz de Investigación (PAI). Pérez Jiménez tiene un índice H de 32 y es autor de más de doscientas publicaciones y cuenta con más de 2.700 citas recibidas. También, ha participado en más de 40 comités asesores de investigación, nacionales e internacionales, incluyendo el Comité Asesor del Senado Español para el estudio de la Dieta Mediterránea o la omisión Redactora del Documento para el Control de la Hipercolesterolemia en España. Promovido por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Francisco Pérez Jiménez ha recibido más de 30 premios y reconocimientos por su labor científica, entre ellos, la Medalla por el Mérito a la Investigación, en el XXIII Aniversario de la Junta de Andalucía, sobre el efecto saludable del aceite de oliva (2003), el Premio Pfizer concedido por la Sociedad Española de Cardiología (2003) y el Premio Averroes de Oro a las Ciencias Médicas (2006), entre otros.

A Francisco Pérez le encanta estar en Mecina Bombarón cuando el tiempo se lo permite. «Este pueblo está rodeado de belleza incomparable y primaria. Aquí la gente se saluda cuando se cruza por la calle. Mecina Bombarón es un lugar muy pintoresco y relajado donde el sabor de los alimentos caseros sigue en activo, como si el tiempo no hubiese pasado. Este pueblo y la Alpujarra entera poseen también un excelente aceite de oliva que guarda el sabor tradicional. Ahora los aceites se han ido refinando en muchas partes y les han cambiado el gusto pero en esta zona persiste el aceite tradicional que es muy bueno para la salud. Yo estoy convencido que las personas que toman buen aceite de oliva virgen y una dieta basada, principalmente, en frutas y cereales, gozan de buena salud y pierden menos la capacidad intelectual. Por último diré que agradezco al Ayuntamiento de Alpujarra de la Sierra y a la comisión de las fiestas de San Miguel que me hayan elegido este año el pregonero (28 de septiembre)», terminó diciendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos