Un policía local de Iznalloz, víctima de una agresión en el centro de adultos del pueblo

La Guardia Civil logró detener al autor de la paliza./IDEAL
La Guardia Civil logró detener al autor de la paliza. / IDEAL

La Guardia Civil ha detenido al autor de esta paliza, aunque tras pasar a disposición judicial quedó en libertad

J. R. VILLALBAGRANADA

Un policía local de Iznalloz se encuentra ingresado en una clínica privada de Granada después de recibir una brutal agresión cuando atendía un servicio en el centro de adultos de este municipio. El agente fue requerido por un profesor porque había un alumno, mayor de edad, generando molestias graves en el aula e impidiendo continuar la clase. El policía, según su esposa «el único que patrulla en la calle en este municipio», logró sacar al alumno a la calle pero a los pocos minutos volvió a clase causando de nuevo molestias. Así hasta en tres ocasiones.

El último intento del policía para evitar la entrada del alumno al centro de adultos fue en vano. El estudiante, quien acude a un curso de alfabetización y enseñanza de español, logró arrebatarle los grilletes y le propinó un fuerte golpe en la cabeza que le hizo desmayarse. «Mi marido presenta varios golpes en la cabeza, tiene cortes en la barbilla y lo han tenido que operar para introducirle unos clavos en el peroné, algo que le está generando unos dolores tremendos que le obligan a estar sedado con medicación», señala la esposa del agente, Encarnación.

La Guardia Civil logró detener al autor de la paliza, quien ha pasado al menos una noche en los calabozos, aunque tras pasar a disposición judicial quedó en libertad.

Condena municipal

En el municipio acatucitano, los grupos de Podemos y PSOE han manifestado públicamente su condena ante estos hechos y han pedido explicaciones a la alcaldesa. El equipo de gobierno local también ha condenado esta agresión «a un trabajador» de Iznalloz. Este policía lleva quince años de servicio en el municipio. Tanto CSIF, CC OO y UGT han manifestado en más de una ocasión su oposición a las patrullas unipersonales por los riesgos que conllevan.