Platos para los amantes de la brujería en la Alpujarra

Platos para los amantes de la brujería en la Alpujarra

Soportújar, el pueblo de las brujas, triunfa con los platos de 'demonios encendidos', 'alas de murciélago tuerto', 'pelotas de Satanás', 'bocaos del hombre lobo' o la 'tarta sangrienta'

RAFAEL VÍLCHEZSoportújar

El municipio alpujarreño de Soportújar es cada día más visitado gracias a sus leyendas de brujas y Feria del Embrujo. Antes acudían pocas personas de fuera a este precioso pueblo pero ahora recibe cada semana a centenares de visitantes de Granada y otros lugares de Andalucía, principalmente. Varias tiendas de recuerdos se han abierto en este pueblo y marchan fenomenalmente.

Pues bien, como la crientela ha aumentado enormemente en los dos lugares donde se puede tapear y comer a base de bien, en la célebre Taberna Romero, de David Romero, el afamado chef de cocina de Lanjarón, Antonio Jiménez, ha comenzado a elaborar en los fogones un sin fin de platos, muchos de ellos 'embrujados' como: 'alas de murciélago tuerto', 'patatas vampiresas', 'tripas revueltas', 'pelotas de Satanás', 'puntas de…, 'chocolate de las brujas', 'tarta sangrienta', 'zombie ribs', 'bocaos del hombre lobo', 'demonios encendidos', 'zuela de zapato de brujo', 'hierbajos del barranco', 'una patada donde duela', etcétera.

Antonio Jiménez asegura que «los 'platos embrujados' y los no embrujados, están teniendo mucho éxito, tanto que el local que es grande se nos ha quedado pequeño y la gente que nos visita, principalmente, los fines de semana, puentes y días festivos, tiene que guardar su turno para poder comer platos muy sabrosos como, y por ejemplo, el puchero de hinojos de Lolica, en homenaje a la madre de David que comenzó a trabajar en este local hace muchos años. También, goza ya de gran fama el 'café de las brujas' que es una especie de queimada que le encanta mucho a la gente».

Hace muchos años en Soportújar a los hechiceros y ensalmadores se les rendía culto. Aquelarres, cercos mágicos, bebedizos, afrodisíacos, cartas… todo proliferaba al amparo de las cuevas, las eras comunales y las sombras nocturnas. En los últimos años Soportújar, gracias a su Ayuntamiento y vecinos ha sabido sacarle partido a sus leyendas de brujas. Desde hace poco tiempo algunas esculturas de brujas pululan también por el pueblo.

El alcalde de Soportújar, Manuel Romero, ha manifestado que su localidad «estuvo muy relacionada con las brujas y hechiceros en otros tiempos. De hecho nos llaman brujos y como brujos que somos promocionamos el pueblo a través de ferias que se han hecho muy famosas y concurridas. La localidad de Soportújar es también muy visitada gracias a sus senderos, tipología, gastronomía embrujada y alpujarreña, soportales, iglesia, fiestas… y a los reclamos turísticos que hemos puesto en marcha como la Cueva del Ojo de la Bruja, el Centro Temático de la Brujería, la Era de los Aquelarres, la Caseta de las Brujas o la Fuente de las Brujas. La Feria del Embrujo que celebramos en verano está basada en nuestras raíces y antropología y es visitada por miles de personas».