Pisos sociales tapiados contra la 'maría' en Pinos Puente

Albañiles con placas de yeso para cerrar ayer los accesos a las viviendas registradas en el barrio de Las Flores./
Albañiles con placas de yeso para cerrar ayer los accesos a las viviendas registradas en el barrio de Las Flores.

Ofensiva de más de siete días contra los cultivos de cannabis sativa en Pinos Puente | La Junta de Andalucía comienza a cerrar con cemento y ladrillos las casas dedicadas al cultivo, ayer lo hicieron con cinco enLas Flores

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

La Guardia Civil de Pinos Puente y personal de Endesa intervinieron ayer en cinco viviendas del bloque número 12 de la barriada de LasFlores donde encontraron en todos y cada unos de ellos plantaciones de marihuana. Los agentes del instituto armado llevan desde la semana pasada con un operativo en esta barriada de Pinos Puente.

Lo más novedoso de esta intervención es la presencia de la Junta de Andalucía, propietaria de estos pisos sociales. Conforme la Guardia Civil va terminando su trabajo, un grupo de albañiles va tapiando la puerta de acceso a la vivienda para que sus moradores no puedan volver a utilizar este habitáculo para sembrar marihuana. La semana pasada tapiaron seis viviendas, dos de ellas en el bloque número nueve de la barriada de las Flores, y ayer hicieron lo propio con otras cinco del bloque 12. «El problema es que al día siguiente derriban el muro y vuelven a entrar», comenta personal de la administración autonómica consultado ayer por IDEAL.

La Junta de Andalucía tiene en esta barriada de Pinos Puente 275 viviendas sociales y cada una de ellas dispone de su contrato de arrendamiento. Cuando se descubren plantaciones de marihuana, la Junta tapia el acceso a la misma y trata de recuperar el piso –una vez efectuados los arreglos pertinentes– para ponerlo a disposición de otra familia que tenga necesidades. «Es una batalla que no resulta nada fácil».

La ofensiva de la Guardia Civil contra las plantaciones de marihuana en la barriada de las Flores de Pinos Puente comenzó la pasada semana. En la operación contra el cultivo y venta de droga en la que ha investigado a 23 personas en estos siete días se han decomisado más de 3.100 plantas de cannabis y localizado junto a una plantación de marihuana una pistola que fue robada en Bélgica. La propietaria de la plantación fue detenida por un delito contra la salud pública por cultivo de droga, y también por uno de tenencia ilícita de armas y otro de defraudación de fluido eléctrico.

Septiembre de 2018

En esa misma barriada, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada, en colaboración con la de Jaén, hizo una operación similar el pasado 26 de septiembre de 2018. En aquella intervención se realizaron 23 registros domiciliarios, se desmanteló una organización criminal dedicada al cultivo intensivo de cannabis sativa, al tráfico de marihuana y al blanqueo de capitales y fueron detenidas 26 personas e investigadas seis más, de las cuales cinco ingresaron en prisión.

La investigación nació en Jaén y se continuó en Granada, que es donde se practicaron los registros, se efectuaron las vigilancias, seguimientos y, en definitiva, todo el trabajo duro para desmantelar este presunto grupo criminal al que también se le intervinieron ochenta mil euros en efectivo y coches de lujo. El grupo recurría a las viviendas sociales de la barriada pinera de Las Flores para utilizarlas y cultivar marihuana. Allí hay 275 pisos repartidos en diecisiete edificios. La intervención policial se limitó a 23 pisos pisos pero hay bloques enteros destinados al cultivo de la marihuana.

De hecho, esas viviendas registradas donde encontraron cannabis sativa pueden suponer cuatro bloques completos. Hay más. Los operarios de Endesa permanecieron junto a los efectivos de la Guardia Civil durante toda la intervención en aquel entonces. Cortaron el suministro eléctrico en 82 pisos, que estaban conectados a la red de alumbrado público para no abonar el consumo de energía eléctrica. Un 45% de todos esos fraudes se corresponden con las viviendas donde hallaron marihuana, en las otras los agentes no entraron porque no disponían de autorización judicial para hacerlo.

Lo mismo ocurrió ayer por la tarde en la barriada pinera. Los agentes de Pinos Puente, apoyados por el grupo de los Linces de la tercera compañía, hicieron la entrada en cinco viviendas que estaban enganchadas de forma ilegal al suministro eléctrico. Los guardias encontraron marihuana en todos los pisos registrados.

La novedad de este tipo de intervenciones es la actuación de albañiles pagados por la Junta de Andalucía, quienes, una vez concluida la intervención policial, levantan un tabique para que los moradores no puedan volver a entrar a la vivienda.

Aunque los pisos tapiados la semana pasada han vuelto a ser ocupados de forma ilegal.