Le piden 23 años de cárcel por dejar a su tío en coma durante un ataque homófobo en Granada

Le piden 23 años de cárcel por dejar a su tío en coma durante un ataque homófobo en Granada

El acusado llamó a la víctima «maricón de mierda», según la Fiscalía, y comenzó a golpearle de manera brutal con un palo por todo el cuerpo

EFE

La Fiscalía ha solicitado 23 años de cárcel para un joven acusado de intentar asesinar a su tío, al que golpeó con un palo y una piedra hasta dejarlo en coma durante un ataque homófobo en Vélez de Benaudalla (Granada).

Según recoge el escrito definitivo de conclusiones provisionales, al que ha tenido acceso Efe, los hechos se remontan a las 23:15 horas del pasado 2 de abril cuando el acusado, Francisco Javier M.P., de 21 años en el momento del suceso, inició una discusión con su tío, de 37 años, en un domicilio de Vélez de Benaudalla en la que le reprochaba su orientación sexual.

El acusado llamó a la víctima «maricón de mierda», según la Fiscalía, y comenzó a golpearle de manera brutal con un palo por todo el cuerpo.

La víctima huyó de la vivienda, pero el investigado volvió a alcanzarlo en la calle, donde le propinó golpes en la cabeza con una piedra «con clara e inequívoca intención de causarle la muerte», hasta que el tío paterno se quedó tumbado sobre un charco de sangre, gravemente herido.

Cuando mediaron los vecinos y la Guardia Civil, el acusado seguía insultando a su tío diciendo que tenía que matarlo por maricón.

Como consecuencia de los golpes, la víctima sufrió heridas muy graves a nivel neurológico que pusieron en riesgo su vida y le dejaron en coma, con contusiones y hemorragias cerebrales, fractura de huesos de la nariz y la boca, pérdida de dientes, traumatismo torácico y fracturas costales.

El hombre permanece ingresado en un centro hospitalario con traqueotomía, alimentación parenteral, sondado, monitorizado y en situación de coma.

Según el informe médico forense hecho en julio, no se puede establecer tiempo de curación ni las secuelas hasta que pase un año desde la agresión y es previsible que le queden daños permanentes, trastorno cognitivo y daño neuropsicológico grave o muy grave, que podrían requerir asistencia sanitaria o adecuación de la vivienda.

Según la acusación pública, estos hechos constituyen un delito de asesinato en grado de tentativa, con las circunstancias agravantes de discriminación por orientación sexual y parentesco.

Además de los 23 años de prisión, la Fiscalía pide para el procesado, que será juzgado el próximo 28 de enero en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada, la prohibición de comunicación y aproximación durante 25 años con la víctima.

 

Fotos

Vídeos