Las palomas que dejaban sin luz a Vegas del Genil

Las palomas que dejaban sin luz a Vegas del Genil

Los vecinos reclaman una mejora del tendido eléctrico para dejar de sufrir esta falta de suministro

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGRANADA

Las palomas se han convertido en el centro de muchas conversaciones entre los vecinos de Vegas de Genil. Llevan años sufriendo diariamente distintos cortes de luz que les deja pocos minutos sin suministro. Además, las subidas de tensión que se producen al volver la corriente hacen que se estropeen y desconfiguren muchos de sus electrodomésticos. Y según les ha dicho Endesa, el principal causante sería el vuelo de estas aves. Una afirmación que los ciudadanos del municipio se toman a broma pero con disgusto y del que dudan un mínimo de veracidad. «Nos tenemos que reír cada vez que nos lo dicen porque parece absurdo. Es una excusa más de las tantas que han dado. No sabemos qué es lo que provoca los cortes, pero sí sabemos que no podemos seguir así porque nos para la vida y los negocios, y porque no es justo que esto pase cuando el servicio se paga», comenta Cristian, camarero de un bar de Belicena, una de las pedanías de Vegas de Genial que se ve afectada por los cortes, como sucede también con Purchil y Ambroz.

Los cortes se han convertido en una realidad tan enquistada en la vida de la localidad que cuando se pregunta por ellos, la mayoría ni le da importancia. «Ah, sí, los cortes. Eso es de toda la vida», comenta Guadalupe secundada por Encarnación, Carmen y Josefa mientras pasean por Vegas del Genil. «Se rompe todo con las subidas de tensión. Tenemos todo hecho pedazos por culpa de los cortes. Y sabemos perfectamente porqué se producen: los cables son del año de la pera y no se han arreglado desde hace un siglo», explica Encarnación.

La irritación del pueblo por esta situación provocó que el pasado lunes se manifestaran un centenar de vecinos de Vegas de Genil, convocados por la Concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento, a las puertas del Consistorio.

El concejal de Participación Ciudadana, Alejandro Martín, ha escuchado todo tipo de excusas de parte de Endesa de qué podría originar estos cortes: la presencia de un castaño antiguo en un cortijo que daba a la línea o problemas con algunas instalaciones privadas que no tienen el mantenimiento adecuado. También le comentaron la posibilidad de que se tratase de enganches ilegales, pero al ir los técnicos a revisar se dieron cuenta de la falta de posibilidad de que ese extremo fuera cierto. Pero la «excusa» que más ha indignado a toda la población ha sido el que señala al vuelo de las palomas como origen del problema: «Dicen que hay muchas palomas, que se posan en los cables y cuando pasa un tractor o un vehículo se levantan todas a la vez, por lo que el cable se mueve y provoca fallos eléctricos. Pero la gente se mosquea cuando le dicen esto porque es lógico que se pregunten: '¿los pájaros vuelan todos los días a la misma hora?'». Sobre este extremo, Endesa explica que han iniciado la instalación de espaciadores entre líneas, «un sistema que permite que el cableado no se entrelace como consecuencia de las inclemencias del tiempo y del posado de aves». A esta medida afirma que se une otra de mejora en la calidad de suministro que se está llevando a cabo estos días, como es la revisión y recorte, en caso necesario, de nidos de aves en torres eléctricas. «Estos nidos provocan la caída de ramas que afectan directamente a las líneas eléctricas», añaden.

Martín deja claro que el trabajo de los operarios con los que habla para intentar mejorar la situación es impecable, pero el servicio dado por Endesa es más que mejorable. «Los vecinos están muy enfadados porque pagan un servicio carísimo y no lo reciben bien. Además, la excusa de los pájaros no nos sirve, porque ¿es que van a levantar el vuelo todos los días a la misma hora las palomas? Nos sentimos engañados porque el problema principal es que las inversiones que han habido son nulas, solo de mantenimiento», explica.

Menos cortes

Desde la pasada semana, más o menos, los cortes se han reducido. Pero, tal y como señalan en el pueblo, solo habrá que esperar a que empiece el mal tiempo y se haga un mayor uso de las estufas y aires acondicionados para que vuelvan a aparecer.

«Son cortes muy rápidos que no solo dificultan el que hagamos nuestro trabajo, sino que hace que se nos estropeen los electrodomésticos y tengamos que reiniciarlos constantemente. Además, la alarma siempre suena cuando vuelve la luz, ¿te imaginas lo que es que todos los días salte varias veces?». Antonio, trabajador de uno de los bares de Vegas de Genil, lleva años viviendo estos cortes de luz. Y es que el horario en el que se suelen producirse es entre las 13.00 y las 15.30 horas, cuando más trabajo tienen establecimientos como el suyo.

En la tienda Spar de Belicena, cada corte es un paso atrás. Así lo cuenta Rubén y Fran, trabajadores de la empresa: «Hay que reiniciarlo todo cuando se va la luz y vuelve. Los que son rápidos se notan menos, pero han llegado a durar quince minutos y a dejar a oscuras a todo el barrio».

Endesa responde

Endesa ha querido mostrar su pesar por la situación de malestar que estos microcortes provocan y señala que la empresa «ha mantenido reuniones con los alcaldes de las zonas transmitiéndoles las actuaciones realizadas». Según explican, se están instalando espaciadores entre líneas, «que permite que el cableado no se entrelace con las inclemencias del tiempo y del posado de aves». Además, se está revisando y recortando, en caso necesario, nidos de aves en torres eléctricas. Una actuaciones en las que se está invirtiendo más de 15.000 euros. Además, han instalado telemandos para controlar remotamente la red eléctrica actuando de forma inmediata ante cualquier incidencia, y la revisión de las líneas eléctricas con cámaras termográficas.

Los vecinos esperan que las medidas se lleven a cabo de verdad y que los cortes pasen a ser historia. Si no, tendrán que salir a espantar a las palomas.

 

Fotos

Vídeos