Murtas celebra en este fin de semana sus célebres fiestas en honor a San Miguel Arcángel

Murtas celebra en este fin de semana sus célebres fiestas en honor a San Miguel Arcángel

El domingo, día 1 de octubre, tendrá lugar, entre otras cosas, la misa, procesión al medio día y por la tarde la fiesta de la vendimia

RAFAEL VÍLCHEZMURTAS

El municipio alpujarreño de Murtas celebra este fin de semana sus fiestas otoñales en honor a San Miguel los días 30 de septiembre y 1 de octubre. El primer día hubo colchones infantiles, centenares de platos de migas con engañifa y vino del terruño gratis, cucañas y juegos populares, merienda y teatro infantil y verbena amenizada por la Orquesta Sureste. Un ramillete de mujeres prepararon a las mil maravillas la engañifa y José Lorenzo, Juan Romera, Miguel Rodríguez, Manuel Rodríguez, Francisco Piedra Alta, Santiago, Diego, entre otros, se encargaron de elaborar en tres gigantescas sartenes más de un millar de raciones de migas murteñas. Diego, el alcalde de Caratáunas, también se acercó a Murtas y arrimó el hombro despachando bebida en la barra.

El domingo, día 1 de octubre, habrá diana floreada, invitación a churros con chocolate, solemne misa en honor a San Miguel (a las doce y media del medio día) y, después, procesión por las calles del pueblo, feria del medio día, invitación a bocadillos y refrescos y fiesta de la vendimia a partir de las cinco de la tarde.

Los vecinos del vinatero y dulcero municipio alpujarreño de Murtas conservan una gran afición por los trovos y la música tradicional. Los trovos son quintillas –estrofas de cinco versos, normalmente octosílabos- que de forma improvisada se cantan con el acompañamiento musical de instrumentos de cuerda. Andrés Linares, ya fallecido, fue un virtuoso trovador y violinista y un gran entendido en vinos y gastronomía alpujarreña.

La tradición vitivinícola se mantiene presente en numerosas bodegas y muchos cosecheros que elaboran excepcionales vinos. Murtas cuenta también con muchos almendrales, higueras e industrias de repostería morisca y quesos. Sus dos anejos: Cojáyar y Mecina Tedel y sus cortijos y cortijadas son dignas de conocer.

En Murtas se recoge toda la tradición culinaria de la Sierra de la Contraviesa y se enriquece con sus exquisitos dulces. Singular importancia tienen las ancestrales recetas ligadas a la celebración de algunas fiestas, tareas o de alguna estación. Uno de sus platos más singulares es el choto al ajillo. En el Restaurante ‘El Pinche’, situado en el corazón del casco urbano y en el Mesón-Bodega Cuatro Vientos, ubicada en el término municipal y junto a la carretera de Murtas, se pueden saborear exquisitos platos y vinos del terruño. El ‘eterno’ juez de paz y exalcalde de Murtas, Antonio Valverde, y la familia Linares, poseen unas bodegas familiares con mucha solera. En este municipio existen también vinos ecológicos.

Todo el municipio de Murtas es un regalo de sabores, de productos mediterráneos de una tradición milenaria. Caminar por Murtas y en cualquier esquina se le acercará suave el perfume del vino de tantas bodegas familiares que se mantienen amorosamente por los maestros vinateros murteños.

La denominación de Murtas procede del término mozárabe mirto o mirtux, referido al árbol de tal especie, el mirto o arrayán. Se han hallado hachas y otros restos arqueológicos de la edad del bronce. Durante el periodo nazarí, Murtas perteneció a la Taha de Sahill. Tras la conquista de los Reyes Católicos la población morisca opuso resistencia a la presión cristiana, protagonizando un levantamiento bajo el mando de Aben Humeya. Esta rebelión desembocó en la expulsión del pueblo sublevado y el despoblamiento de la zona. Cristianos de Castilla, Galicia y Asturias fueron los encargados de repoblar estas tierras, donde en el siglo XIX despertó una floreciente industria de vinos y seda. Desde 1927 forman parte de su municipio los históricos pueblos de Mecina Tedel y Cojáyar.

Murtas se encuentra ubicada en la falda del impresionante ‘Cerrajón de Murtas’, uno de los atractivos turísticos más destacables del municipio con su atrayente y sorprendente ‘Cueva de la Gotera’. También, a espaldas de la ‘Venta del Chaleco’ existe otra cueva en el ‘Cerro del Minchal’ conocida por la ‘Cueva del Patio’.

Algunos lugares de interés de Murtas son: la iglesia de las dos torres (una de las más grandes y preciosas de la provincia de Granada) consagrada a San Miguel; la ermita de la Santa Cruz situada junto al cementerio; otras pequeñas ermitas ubicadas junto a la carretera; el antiguo lavadero; la exposición de obras de arte ‘El Pradillo’ cedida al pueblo de Murtas (estando de alcalde el gran Cecilio Martín) por el ya desaparecido abogado, escritor, poeta, historiador, mecenas del arte, propietario de dos museos en Ugíjar y Jorairátar, premiado por la Diputación (siendo su presidente Sebastián Pérez Ortiz), hijo adoptivo de Murtas, fundador de ‘La Cora Alpujarreña’… José Antonio Jiménez Tovar.

Murtas también posee, entre otras cosas, un cuartel de la Guardia Civil, un Centro Guadalinfo, Consultorio Médico, un mirador paisajístico, pistas deportivas y piscina, colegio rural, una famosa carnicería, farmacia, comercios, albergue y casa consistorial. Su población no supera los 700 habitantes. Su superficie es de 71,60 kilómetros cuadrados. Murtas se encuentra a 1.170 metros de altitud sobre el nivel del mar. Murtas es un lugar ideal para vivir en contacto con la naturaleza. Sus gentes son maravillosas. Este municipio perdió hace años a grandes toneleros y carpinteros como, y por ejemplo, los recordados maestros Guillén, Ripoll y Daniel.

En Murtas, cuna del trovo, no faltan durante sus dos importantes fiestas en honor a la Santa Cruz y San Miguel esas coplas acompañadas de instrumentos de cuerda, que desde tiempos inmemoriales han acompañado y animado también las reuniones y los denominados ‘velatorios’, casamientos, bautismos… en la zona. Tomás Roda Rodríguez (1779-1858) nació en Murtas y fue obispo de Menoría y Jaén.

En 1983 y 2002 Murtas acogió el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra. Carlos Cano participó en 1983 (el segundo festival después de Yegen) como artista invitado. Este festival fue dedicado al hispanista suizo y enamorado de Murtas, Jean Christian Spahni. A Carlos Cano le encantaba también Murtas y la Sierra de la Contraviesa a la que dedicó una canción. Uno de sus mejores amigos en esta zona, que después se establecería en tierras de Almería con su familia, fue una de las glorias del trovo alpujarreño, Epifanio Lupión, nacido en 1900 en Albuñol y fallecido en 1994 en La Mojonera (Almería).

El presidente de la interesante Asociación La Casa de la Alpujarra en Granada, Andrés Linares, nació y se crió en Murtas. El célebre Juan de Dios, nacido en Narila (anejo de Cádiar) ha ejercido durante mucho tiempo en Murtas como tendero y zapatero. Una excelente familia de Murtas residente en otro lugar, y a la que le tocó la lotería, restauró hace unos años una vieja ermita situada a la salida del pueblo. El Centro Guadalinfo de Murtas es digno de admiración porque, y entre otras muchas cosas, fomenta la cultura, las tradiciones, el arte y trabaja la memoria con los mayores de forma entretenida y divertida. El alcalde de Murtas es José Manuel Romera. Antes de él fue Cecilio Martín y antes y durante muchísimos años su padre Cecilio.

El ilustre hijo de Nigüelas, Germán Tejerizo Robles (fallecido) fue nombrado hijo adoptivo de Murtas hace años por enriquecer la cultura del pueblo y rescatar viejas canciones y tradiciones. También fue homenajeado y declarado hijo adoptivo de Murtas el recordado mecenas del arte, abogado, poseedor de varios museos en el municipio de Ugíjar, escritor, presidente de la Cora Alpujarreña durante muchos años, acumulador de importantes premios y distinciones, y hombre de bien, José Antonio Jiménez Tovar, fallecido hace unos años.