El muro de las inclinaciones de Órgiva

1. Imagen del 2010. Los vecinos ya denunciaron el mal estado del muro hace ocho años. 2. Imagen del 2018. Estado actual del muro, vencido sobre la carretera./R. VÍLCHEZ
1. Imagen del 2010. Los vecinos ya denunciaron el mal estado del muro hace ocho años. 2. Imagen del 2018. Estado actual del muro, vencido sobre la carretera. / R. VÍLCHEZ

Los vecinos de Tíjola recogen firmas para instar a que se adopte una solución ante el riesgo «de una catástrofe»

Rafael Vílchez
RAFAEL VÍLCHEZÓRGIVA

El gigantesco muro de 'La Mancanzuña' no para de inclinarse hacia la carretera de la aldea orgiveña de Tíjola, donde residen más de 350 personas y circulan a diario más de 350 vehículos, incluidos los de transporte escolar y turismo rural. En 2009, la Asociación de Vecinos de Tíjola, presidida por José Luis Castillo, ya se dirigió al Ayuntamiento de Órgiva ante la preocupación por el basculamiento del muro hacia la carretera, en su lado izquierdo viniendo de Órgiva por la vía de comunicación de Tíjola y a unos 40 metros antes de llegar a su cruce con el Río Seco.

El servicio técnico de la Diputación, cuando conoció y estudió este caso y supervisó la obra del muro de 'La Mancanzuña' comunicó a la Asociación de Vecinos de Tíjola en 2009 que la estabilidad del muro no se veía comprometida. Diez años después, José Luis Castillo vuelve a denunciar una realidad fácil de constatar: el basculamiento del muro hacia la carretera de Tíjola no ha parado. «Creemos que la velocidad del movimiento puede aumentar en un futuro próximo con lo que podría provocar un accidente lamentable y por eso hemos movilizado y emprendido una campaña de recogida de firmas para tratar de solucionar el problema. Si con las firmas no conseguimos nada, emprendemos otras medidas donde haga falta», anunció.

En los últimos años, Tíjola ha crecido en número de habitantes y ha aumentado también su oferta turística de alojamientos rurales. Además, hay que sumar la cantidad en aumento de gente que utiliza esta carretera para mantener su forma física a pie sino también en bicicleta, lo que incrementa considerablemente el tráfico por este camino de unos diez kilómetros de longitud perteneciente al municipio de Órgiva. «Tanto locales como foráneos comentan al pasar por ese lugar su preocupación a que la estructura del muro se colapse y provoque un accidente irremediable el día menos pensado», apuntó.

Informe de los técnicos

El tesorero de la Asociación de Vecinos de Tíjola, Antonio Romera, añadió que con el objetivo de recuperar la tranquilidad y que se solucione el problema del muro de 'La Mancanzuña', han solicitado al Ayuntamiento de Órgiva que sus equipos técnicos o los de la Diputación emitan un informe sobre el estado actual y previsiones para un futuro próximo de dicha estructura, con el objeto de prevenir cualquier accidente. «A todos nos da miedo pasar por este lugar porque el muro es muy largo y muy alto y está muy inclinado y no para de hacerlo. El 11 de marzo de 2010 el basculamiento era de 542 milímetros y ahora, el 20 de octubre de este año, es de 1.030 milímetros», precisó.

Algunos vecinos de Tíjola creen que lo mejor sería, para prevenir un accidente considerable por culpa de un posible desprendimiento del muro, que la entidad competente clausurase ese trozo de carretera, de unos 20 o 30 metros de longitud, y se realizara frente a la zona afectada que es de campo, a una distancia prudencial, una variante. Esa sería una solución, para incluso si también se interviene en la desaparición del actual muro y la construcción de otro como dispongan los técnicos.