La investigada por dejar morir a un perro llegó a anunciarse como adiestradora y psicóloga canina

La investigada por dejar morir a un perro llegó a anunciarse como adiestradora y psicóloga canina

El animal murió de inanición después de que su presunta dueña lo dejase encerrado y sin alimentos cuando decidió mudarse a otra vivienda

CARLOS MORÁN

La mujer investigada por haber dejado morir de hambre a un perro en el municipio de Vegas del Genil, llegó a presentarse y anunciarse como adiestradora y psicóloga canina, según han confirmado a IDEAL fuentes conocedoras del caso. Esos supuestos conocimientos, que implicarían un gran apego por los animales, no concordarían con su presunta conducta delictiva: según las pesquisas de los agentes del instituto armado, abandonó la casa en la que residía para mudarse a otro inmueble y dejó encerrado dentro, sin alimentos ni agua, a su perro, que pereció de inanición.

Al parecer, la vivienda en cuestión no era de su propiedad y ella la habría 'ocupado' al percatarse de que estaba vacía. El caso es que ese domicilio acabó convirtiéndose en la tumba del can.

La mujer, según indicaron fuentes de la Guardia Civil, negó en un principio que el infortunado perro fuera de su propiedad. No obstante, el trabajo de los agentes encargados de este asunto sirvió para encontrar evidencias de que, efectivamente, el animal pertenecía supuestamente a la detenida y que fue ella la que lo habría abocado a una muerte segura al dejarlo encerrado en la casa sin comida ni agua. Además, agregaron los medios consultados, los investigadores del instituto armado recogieron varios testimonios que corroborarían que la sospechosa era la dueña del can fallecido.

La mujer arrestada, de 37 años, tenía antecedentes policiales, pero no por infracciones penales relacionadas con el maltrato animal.

Fueron responsables del Ayuntamiento de Vegas del Genil quienes, el pasado 14 de mayo, avisaron al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil del hallazgo del cadáver de un perro que estaba flotando en la piscina de un casa deshabitada. El cuerpo del can estaba muy deteriorado, lo que indicaba que hacía tiempo que había muerto. La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Sierra Nevada se hizo cargo de las pesquisas. Sus averiguaciones dieron como resultado que la última persona que había ocupado la casa, tras decidir mudarse de domicilio, había abandonado intencionadamente en el interior a una de sus mascotas, un perro joven de raza Pastor Belga Malinois.

Informe del veterinario

«El animal no tuvo oportunidad de sobrevivir, ya que su dueña lo dejó sin comida ni agua. El informe veterinario concluye que el can murió de inanición», detalló la Guardia Civil en el comunicado que difundió para dar a conocer los pormenores del suceso.

La sospechosa fue puesta a disposición judicial por la presunto comisión de un delito de abandono de un animal, que establece que quien incurra en esta conducta «será castigado con una pena de multa de uno a seis meses». Asimismo, «el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales».

Se da la circunstancia de que la Benemérita esta ahora mismo inmersa en la campaña #YoSiPuedoContarlo, que precisamente persigue estimular a la población en general para que colabore en la lucha contra el maltrato y el abandono de animales.