La imagen de la Virgen del Pilar será procesionada por los términos de Lanjarón y Órgiva en la zona de 'La Mojonera'

La imagen de la Virgen del Pilar será procesionada por los términos de Lanjarón y Órgiva en la zona de 'La Mojonera'

Esta fiesta, completamente religiosa, se celebra en este lugar escoltado de olivos desde hace 110 años

RAFAEL VÍLCHEZLanjarón

Desde hace 110 años los devotos de la Virgen del Pilar de Lanjarón y Órgiva la honran en una ermita situada en el término municipal de Lanjarón, a escasos metros de la línea divisoria de Órgiva, en el paraje rural de 'La Mojonera'. En este lugar no faltan las luminarias procedentes de las mandas. En la víspera del festejo existe la costumbre de velar la imagen durante la noche, rezar el rosario, cantar canciones acompañadas de música de cuerda y degustar buñuelos con chocolate donados por el Ayuntamiento de Lanjarón, que desde hace años lo preside Eric Escobedo. La ermita fue restaurada en 1978. Algunas veladas han sido amenizadas por Rafael 'Machaco' y su acordeón.

En su onomástica (día 12 de octubre) a las seis de la tarde tiene lugar la liturgia en pleno campo, oficiada últimamente por el párroco de Lanjarón nacido en Órgiva, Antonio Jesús Heredia. Después se realiza la procesión por los términos de Lanjarón y Órgiva. El cura y el diacono durante un trayecto suelen también portar las andas. El tesorero de la ermita es Francisco Gálvez, y las 'eternas' cuidadoras del recinto religioso son Concepción Álvarez y su hija Antoñita Jiménez. Cuando se termina de procesionar la imagen de la Virgen del Pilar los devotos se llevan una o varias flores que han adornado las andas y han sido pasadas por la imagen de la Virgen del Pilar por que dicen que dan buena suerte.

La ermita de la Virgen del Pilar de Lanjarón fue edificada por José Rodríguez y su mujer María López. A la inauguración, celebrada el 12 de octubre de 1.909, asistieron más de 3.000 almas. Se sabe que mucho antes de que se construyera la ermita, hubo en esta zona, junto a la carretera Lanjarón-Órgiva, a unos 20 metros del canal divisorio, un antiquísimo cuadro colocado en una especie de urna de mampostería, casi derruido por las inclemencias atmosféricas, de la que pendía un farolillo que a duras penas reflectaba su escasa luz en el cepo petitorio del cuadro de Nuestra Señora del Pilar.

Se dice que la estampa de aquel cuadro era muy milagrosa y misteriosa, pues apareció hace siglos en el sitio antes descrito sin saber como. La tradición dice que a la mañana siguiente de su aparición fue trasladada la estampa a la iglesia de Lanjarón. Y allí, como por obra de encantamiento, desapareció, y volvió a aparecer como por arte de magia en el paraje de 'La Mojonera'.

La construcción de la ermita se debe al por entonces dueño de la venta de 'Picardías', José Rodríguez. Según la tradición, habiendo caído enferma su esposa, María López, ofreció a la Virgen una ermita a pocos metros de su venta, si la costilla de su esposa cobraba la salud. Y como se produjo el milagro, José cumplió su promesa. La ermita fue bendecida por el arzobispo de Granada, José Meseguer, cuando éste se dirigía a Órgiva y fue parado e invitado por José el ventero. El venerable prelado también dio autorización al cura Francisco Pérez para celebrar el santo sacrificio, y concedió 100 días de indulgencia para los que allí recen un Ave María.

La Virgen del Pilar es también la patrona de la Fiesta Nacional de España, la patrona de Zaragoza y del Cuerpo de Correos y Telégrafos y del Cuerpo de Secretarios Interventores y Depositarios de Administración Local, etcétera.