La Guardia Civil rescata a diez senderistas atrapados por la lluvia

Imagen de archivo del rescate de un grupo de senderistas./RAMÓN L. PÉREZ
Imagen de archivo del rescate de un grupo de senderistas. / RAMÓN L. PÉREZ

El Sereim del instituto armado y los Bomberos de Alhama de Granada colaboraron para poner a salvo a los excursionistas en Arenas del Rey

ANTONIO MANSILLA

Agentes de la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (Sereim) de la Guardia Civil de Granada, junto con una dotación de los Bomberos de Alhama de Granada, rescataron ayer domingo a un grupo de diez personas que hacían senderismo en la Ruta de los Tajos de los Bermejales-Río Cacín, en el término municipal de Arenas del Rey.

La fuerte lluvia que ayer cayó sobre toda la provincia puso en dificultades a los excursionistas, que terminaron por pedir auxilio para salir del aprieto.

Los senderistas, de distintas edades, quedaron atrapadas en un camino de la denominada Ruta de los Tajos por el aguacero y el barro que se formó en el camino, lo que les impidió seguir avanzando. En concreto, y según confirmó a este periódico un portavoz del 112 de Emergencias, varios de los integrantes del grupo de deportistas pidieron ayuda sobre las cuatro de la tarde al centro coordinador de emergencias de Andalucía, indicando las coordenadas y el lugar en el que se encontraban atrapados por la fuerte lluvia y el lodo. Alertaron de que no podían continuar la marcha ni moverse del sitio en el que estaban.

Fue entonces cuando el 112 dio aviso de inmediato a la central COS de la Guardia Civil, que alertó a la Sección de Rescate e Intervención en Montaña de la Comandancia de la Guardia Civil de Granada y a los Bomberos de Alhama de Granada, que enviaron una dotación y vehículos.

Cuando los rescatadores llegaron hasta el grupo constataron que los excursionistas estaban bien y no había ningún herido. El encuentro se produjo en zona cercana al puente romano en la Ruta de los Tajos.

La operación de salvamento tuvo lugar en la parte baja del aliviadero del embalse de Los Bermejales, junto a una estrecha y profunda garganta, por donde fluye el río Cacín, con más de 100 metros de profundidad y cinco kilómetros de largo.

 

Fotos

Vídeos