La Guardia Civil localiza con su helicóptero 700 plantas de 'maría' en Cogollos Vega y detiene a un hombre armado

La Guardia Civil localiza con su helicóptero 700 plantas de 'maría' en Cogollos Vega y detiene a un hombre armado

Han sido detenido un individuo por un delito contra la salud pública por cultivo de droga y otro de tenencia ilícita de armas

R.I.

La Guardia Civil durante la explotación de la operación Dundees ha localizado con la ayuda del helicóptero dos plantaciones de cannabis sativa, con 700 plantas, en las afueras de la localidad de Cogollos Vega, en el paraje conocido como Camino del Empedrado.

En esta operación la Guardia Civil ha detenido a un individuo de 55 años de edad, sin antecedentes policiales, como presunto autor de un delito contra la salud pública por cultivo de sustancias estupefacientes y por un delito de tenencia ilícita de armas.

El detenido fue sorprendido con un arma blanca de grandes dimensiones, una lanza fabricada artesanalmente con un cuchillo de grandes dimensiones y un tubo, y con una pistola detonadora que había sido manipulada para disparar fuego real

El detenido fue sorprendido con un arma blanca de grandes dimensiones, una lanza fabricada artesanalmente con un cuchillo de grandes dimensiones y un tubo, y con una pistola detonadora que había sido manipulada para disparar fuego real, armas que este utilizaba para defender las plantaciones de posibles intrusos.

El Área de Investigación de la Guardia Civil de Maracena averiguó que en el paraje Camino del Empedrado de Cogollos Vega pudiera haber una plantación de cannabis sativa oculta entre la vegetación, y ante la dificultad de localizarla desde tierra, los agentes solicitaron la ayuda de la Unidad Aérea de la Guardia Civil.

Los agentes de la Unidad Aérea sobrevolaron con el helicóptero la zona y encontraron dos plantaciones de cannabis sativa y a una persona que las custodiaba. Estos informaron a los compañeros del Área de Investigación, que se encontraban esperando junto al camino, de dónde se encontraban las plantaciones y dónde se ocultaba la persona que las vigilaba, ya que desde el aire era visible.

Una vez en el lugar la Guardia Civil comprobó que en la primera plantación crecían 500 plantas de más de 2 metros de altura, y que en la segunda plantación crecían otras 200 plantas más de las mismas características.

Los agentes sorprendieron al responsable de la plantación armado con una lanza para defenderse de quien quisiera robarle las plantas; y descubrieron que debajo de un cojín de un viejo sofá que allí había, este había escondido una pistola manipulada para disparar fuego real.