El metro de Granada es una locomotora

Estudiantes y trabajadores bajan del metro en Caleta pasadas las ocho de la mañana. / Ramón L. Pérez

El metropolitano transporta ya 18.000 viajeros de media entre diario y 27.800 los fines de semana

M. V. COBO y JAVIER MORALESGRANADA

Ocho y cuarto de la mañana. El sol empieza a asomar al tiempo que arranca la jornada laboral. Los vagones del metro de Granada ya no tienen asientos libres a esa hora, con una ocupación media de ochenta o cien personas por cada tren. Muchos llevan los cascos enganchados al móvil para escuchar música o programas de radio, otros leen. Ellos ya conocen el paisaje que se ve a través de las ventanas. Son ya pasajeros habituales que usan este servicio público para ir a clase o a su puesto de trabajo. Quedan algunos que todavía tienen que buscar con la mirada la canceladora para pagar el billete o que estiran el cuello cuando el tren se adentra en el túnel bajo Camino de Ronda, porque son 'novatos' en este viaje. El goteo de subida y bajada de viajeros es incesante a esa hora. Estudiantes que se apean en los paseíllos universitarios, profesionales con cartera que bajan en distintas paradas y viajeros de todas las edades. Al llegar a la parada del Parque Tecnológico, el tren se queda prácticamente vacío; allí bajan decenas de personas. Aunque los datos de la Agencia de Obra Pública de la Junta -responsable de la explotación del metro- destacan otras siete estaciones como las de mayor demanda -donde más viajeros suben-, la del PTS es uno de los principales destino, tanto desde Armilla como desde Albolote y Maracena, durante toda la mañana.

Que el metro parece haber tenido buena aceptación entre los granadinos es algo que se aprecia a simple vista. También sobre el papel. En las primeras tres semanas de servicio ya había transportado a medio millón de viajeros. En días laborables, el metro atrae a una media de 18.000. La cifra 'despunta' los fines de semana, cuando asciende a 27.887 usuarios.

El uso del transporte público en Granada, Maracena, Armilla y Albolote durante las últimas semanas es un 17% mayor que en el mismo periodo del año anterior. La media diaria de usuarios ronda los 130.000, como suma entre viajeros de metro, autobuses interurbanos y urbanos. El metro ligero, según las primeras estimaciones del Consorcio de Transporte Metropolitano, habría 'robado' a los buses entre 7.000 y 8.000 usuarios desde su puesta en marcha. Está por ponderar si el resto de viajeros del metro son conductores que ahora dejan aparcados sus vehículos privados o peatones que aprovechan el nuevo transporte.

En las estaciones que miden la contaminación atmosférica tambien empieza a notarse el 'efecto metro'. Hay una reducción del 8,74% en las partículas en suspensión recogidas en el medidor de Paseo del Violón entre las ocho y las diez de la mañana, si se compara el período entre el 21 de septiembre y el 11 de octubre de 2017 con respecto al mismo de 2016.