«O nos dices donde hay más dinero o te pegamos un tiro»

Gasolinera de Güevéjar que fue atracada el pasado domingo por la noche./ALFREDO AGUILAR
Gasolinera de Güevéjar que fue atracada el pasado domingo por la noche. / ALFREDO AGUILAR

Cuatro encapuchados asaltan la gasolinera de Güevéjar de forma muy violenta y amenazan de muerte al empleado porque el botín no era de mucha cuantía

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

La gasolinera de Güevéjar ha sido atracada dos veces en los últimos seis meses. La primera vez fue en el mes de agosto y, la última, el pasado domingo sobre las 21.30 horas. Cuatro individuos encapuchados con pasamontañas y armados con pistolas irrumpieron en la estación de servicio amenazando al empleado con un arma y mostrando una gran agresividad.

Los cacos aprovecharon las últimas horas de servicio de la gasolinera para hacerse con un buen botín, pero su gozo en un pozo. Lo primero que hicieron al entrar por la puerta fue identificarse como ciudadanos marroquíes que no querían problemas y sólo venían a por el dinero, por ello le pidieron al empleado que se sentara en un asiento tras el mostrador, abriera la caja registradora y entregara todo el dinero allí disponible. Este trabajador lo hizo para evitar mayores problemas. Pero su sorpresa fue cuando los atracadores no se vieron conformes con el dinero entregado: «O nos dices donde hay más dinero o te pegamos un tiro».

Cometieron un craso error durante su amenaza, porque dejaron entrever -por el lenguaje utilizado y por el acento empleado- que no eran árabes, sino más bien españoles. La víctima de este robo con violencia, les imploró que mantuvieran la calma y les recordó que lo único que tenía era un bolso con sus pertenencias personales, que también se lo llevaron: incluidas las llaves de la vivienda, sus documentos de identidad y carné de conducir, así como el dinero que portaba en la cartera. Esa fue su salvación.

Los encapuchados se llevaron un botín de mil euros y se marcharon en un Audi Q5 de color negro; curiosamente, el mismo vehículo utilizado la semana anterior para atracar dos gasolineras en el municipio de Peligros. En aquel entonces, también eran cuatro personas armadas con pistolas que huyeron en un Audi Q5 de color negro. También es subrayable cómo uno de los atracadores utilizó, en aquel entonces, un acento propio de los países de Europa del Este para decirle a la empleada de la gasolinera que no lo mirara a la cara y le entregara todo el dinero de la caja.

O la banda criminal es multicultural con ciudadanos árabes, españoles y de Europa del Este, o bien están tratando de jugar al despiste dejando caer que tienen un determinado acento después de forzarlo para dejar una pista falsa. La suerte es que la dilatada trayectoria profesional de los agentes del grupo de Atracos hacen que estas posibles pistas falsas sean inútiles. Los atracadores caerán, sólo será cuestión de tiempo. La Guardia Civil mantiene abierta una investigación para tratar de identificar a los autores de estos atracos que parece, salvo sorpresas, que son los mismos que han actuado en Peligros y Güevéjar.

 

Fotos

Vídeos