Denuncian un exceso de aforo y golpes por parte de la seguridad de una caseta de la feria de Otura

Denuncian un exceso de aforo y golpes por parte de la seguridad de una caseta de la feria de Otura

En la madrugada del sábado se produjeron altercados que obligaron a la Policía Local a clausurarla antes de la hora programada

Á. L.

Los vecinos de Otura están indignados por lo que sucedió el pasado fin de semana. Según ha podido saber IDEAL por fuentes vecinales consultadas, la caseta de juventud que se instaló en el municipio otureño por las fiestas de la localidad, superó el aforo máximo permitido provocando escenas de caos que soliviantaron el buen ambiente.

Ángel García, concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Otura, reconoce a Ideal que el pasado sábado, sobre las cuatro y media de la madrugada, Policía Local y Guardia Civil tuvieron que intervenir en la citada caseta por exceso de aforo. El edil argumenta que «los agentes tuvieron que cortar el acceso al recinto porque bastaba con ver la cantidad de gente que intentaba acceder«.

La caseta, que debía cerrar a las seis y media de la mañana, lo hizo dos horas antes por una gran avalancha de personas que se dieron cita en el lugar. «Nos alegramos de que muchos jóvenes de Granada quieran disfrutar de nuestras fiestas, pero la caseta se desbordó«, añade el concejal García. No en vano, la versión de los testigos ratifica y amplía lo sucedido.

Algunos jóvenes sostienen que los miembros de seguridad que controlaban el acceso a la caseta se sobrepasaron. Que uno de ellos utilizó la porra para golpear a alguno de los asistentes y que incluso se utilizó una pistola táser. Además, denuncian que se vendieron entradas anticipadas que en algunos casos fueron destrozadas por los mismos miembros de seguridad para evitar que los visitantes pudieran entrar a la caseta.

Pese a todo, en el Consistorio otureño no tienen constancia de que se haya presentado ninguna denuncia por los hechos ocurridos esa noche aunque matizan que esta semana se reunirán con la Policía Local para tomar medidas si se comprobase que ocurrieron los hechos que se ponen de manifiesto.

La misma Concejalía de Fiestas sí matiza que el aforo máximo de la caseta era de 950 personas y que este se desbordó. Llegó a duplicarse según los vecinos, hasta el punto de que algunos jóvenes asistentes, según denuncian los vecinos, no eran mayores de edad aunque tenían acceso al alcohol de la caseta.