El Corpus Christi muestra toda su belleza y religiosidad en el municipio alpujarreño de Órgiva

El Corpus Christi muestra toda su belleza y religiosidad en el municipio alpujarreño de Órgiva
Rafael Vílchez

Muchos fieles han acudido a la solemne celebración, una de las más importantes del calendario litúrgico

Rafael Vílchez
RAFAEL VÍLCHEZÓrgiva

Flores, plantas, alfombras, cuadros, figuras religiosas… Órgiva ha demostrado un año más toda su belleza durante la celebración del Corpus Christi. Colectivos religiosos y vecinales han montado preciosos y estupendos altares a lo largo de la procesión. En cada uno de los altares se ha realizado una parada y se ha rezado en conmemoración de la festividad del Corpus Christi.

La procesión ha tenido como protagonista a los niños y niñas que han comulgado este año. El encargado de la misa y demás actos religiosos ha sido el sacerdote nacido y criado en Órgiva y destinado en Lanjarón, Antonio Jesús Heredia. También participó en la liturgia el vicario parroquial de Órgiva, natural de Dúrcal, Manuel Vílchez.

Antonio Jesús Heredia manifestó que «he tenido que venir a celebrar la misa del Corpus Christi en mi pueblo y asistir a la procesión porque los sacerdotes de la iglesia de Órgiva llevan muchos pueblos de la Alpujarra y hay que echarle una mano el día del Corpus Cristi o cuando lo precisen. Yo soy natural de Órgiva pero llevo la parroquia de Lanjarón. Este año se celebró en Lanjarón el Corpus Christi la semana pasada con dispensa del Obispado de Granada por ser las fiestas de San Juan en estos días. Varias asambleas se han encargado de hacer los altares en Órgiva. Hemos rezado en cada altar en torno a Jesús Sacramentado. Las cofradías de Órgiva han asistido también a los actos religiosos», indicó.

También dijo Antonio Jesús Heredia que él se había criado cerca de la ermita de Órgiva consagrada a San Sebastián. «En esta ermita nació mi vocación como sacerdote cuando era pequeño bajo la mirada de la Virgen de la Aurora. También diré que mi padre Antonio y mi madre Pilar se encargan cada año de montar un precioso altar del Corpus en su puerta. Muchos fieles han asistido a la solemne celebración, una de las más importantes del calendario litúrgico», terminó diciendo este entrañable y virtuoso sacerdote orgiveño.