Condenado a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad por agredir a su ex en una gasolinera

Esta es la secuencia de la agresión que captaron las cámaras hace una semana. / IDEAL

La sentencia le prohíbe acercarse a la madre de su hijo durante cuatro meses como autor de un delito de malos tratos en presencia del menor

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGRANADA

El episodio de malos tratos protagonizado en una gasolinera por un granadino la semana pasada durante la entrega a su expareja del hijo pequeño de ambos ya tiene desenlace judicial. El hombre, contra el que actuó de oficio la Guardia Civil -ella no quiso denunciar- aceptó ayer su culpa y se conformó con una condena de 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad. Además no podrá acercarse a su expareja durante cuatro meses.

Según consta en el fallo de la resolución, dictado ayer por uno de los dos juzgados de Violencia sobre la Mujer de Granada -los órganos especializados en violencia de género que nacieron al amparo de la Ley Integral-, el individuo admitió ser autor de un delito de malos tratos. Junto a la pena de trabajos en beneficio de la comunidad y el alejamiento, el procesado no podrá tener ni portar armas durante 16 meses.

Cien metros

La medida de alejamiento acordada no solo implica que este hombre no pueda acercarse a su expareja durante cuatro meses «a menos de 100 metros» de distancia, sino que tampoco podrá contactar con ella por ningún medio «directa o indirectamente». Es decir, no podrá hablar con ella ni por teléfono, ni por correo electrónico ni por redes sociales... En caso contrario, cometería un posible delito de quebrantamiento de condena.

El fallo, que según las fuentes consultadas es «firme» al haber sido dictado estando de acuerdo las partes, se emitió sin que finalmente fuera necesario celebrar una vista. El caso se había tramitado como unas diligencias urgentes -es decir, por el cauce de los juicios rápidos- y ayer comparecieron víctima y agresor en el complejo de la Caleta, donde se alcanzó el acuerdo plasmado en el fallo.

Los hechos ocurrieron el jueves de la semana pasada sobre las 21.00 horas en una gasolinera del área metropolitana, como informó este diario, que tuvo acceso en exclusiva a las imágenes que captaron las cámaras de seguridad de la estación de servicio.

A raíz de la agresión, varios testigos alertaron a la Guardia Civil y una patrulla de La Zubia se desplazó hasta la gasolinera. La mujer explicó entonces a los agentes que había tenido una discusión con su expareja y padre del niño por su custodia, pero al mismo tiempo les indicó que no quería formular denuncia contra él.

Sin embargo, la Guardia Civil decidió actuar de oficio contra este hombre tras visionar la grabación de la agresión. En las imágenes, se advertía cómo ambos conductores descendían de sus vehículos al llegar al recinto y el varón golpeaba a la mujer sin mediar palabra. Lo hacía, además, con el niño en brazos, que según las fuentes no ha cumplido aún el año y medio. Acto seguido, la mujer rodeaba el vehículo del hombre y hacía amago de coger algo de su interior. El hombre volvía entonces a zarandearla, ya ante la presencia de testigos. Finalmente, el hombre sacaba una sillita de su coche y se la lanzaba al suelo a la mujer, que tras recogerla respondía golpeando el vehículo del varón. La escena terminaba con el hombre abandonando el lugar en su coche, mientras la mujer, que ya se había hecho cargo del pequeño, se quedaba en la gasolinera.

 

Fotos

Vídeos